Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Madrid 730/2010 de 17 de septiembre


 RESUMEN:

Jubilación parcial: El Convenio Colectivo de aplicación no impone la jubilción parcial, sino que exige que los trabajadores que la soliciten reúnan los requisitos establecidos en la legislación vigente, y los establecidos en el Régimen de Seguridad Social aplicable al Empleado Público. No es un derecho que surja automáticamente para los trabajadores, sino que se precisa un concierto o acuerdo de voluntades entre el trabajador que desee acogerse a tal suerte de jubilación y su empleador. Desestimación.

T.S.J.MADRID SOCIAL SEC.1

MADRID

SENTENCIA: 00730/2010

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID

SALA DE LO SOCIAL - SECCIÓN PRIMERA

Recurso número: 1.710/10

Sentencia número: 730/10

F.

Ilmo. Sr. D. IGNACIO MORENO GONZÁLEZ ALLER

-PRESIDENTE-

Ilmo. Sr. D. JUAN MIGUEL TORRES ANDRÉS

Ilmo. Sr. D. JAVIER PARIS MARÍN

En la Villa de Madrid, a DIECISIETE DE SEPTIEMBRE DE DOS MIL DIEZ, habiendo visto en recurso de suplicación los presentes autos la Sección Primera de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, compuesta por los Ilmos.

Sres. citados, de acuerdo con lo prevenido en el artículo 117.1 de la Constitución española de 27 de diciembre de 1.978,

EN NOMBRE DE S.M. EL REY

Y POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE

EL PUEBLO ESPAÑOL

ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En el recurso de suplicación número 1.710/10, formalizado por el Sr/a. Letrado/a D. CARLOS RUIZ DE TOLEDO GONZÁLEZ, en nombre y representación de D. Florian Y D. Isidro contra la sentencia de fecha VEINTITRÉS DE OCTUBRE DE DOS MIL NUEVE, dictada por el Juzgado de lo Social número 4 de MADRID, en sus autos número 611/09, seguidos a instancia de RECURRENTES frente a PATRIMONIO NACIONAL, en reclamación de DERECHOS, siendo Magistrado-Ponente el Ilmo. Sr. D. IGNACIO MORENO GONZÁLEZ ALLER, y deduciéndose de las actuaciones habidas los siguientes


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Según consta en los autos, se presentó demanda por la citada parte actora contra la mencionada parte demandada, siendo turnada para su conocimiento y enjuiciamiento al señalado Juzgado de lo Social, el cual, tras los pertinentes actos procesales de tramitación y previa celebración de los oportunos actos de juicio oral, en el que quedaron definitivamente configuradas las respectivas posiciones de las partes, dictó la sentencia referenciada anteriormente.

Segundo.-En dicha sentencia recurrida en suplicación se consignaron los siguientes hechos probados:

Primero.-Los demandantes prestan servicios para el organismo demandado como personal laboral, categoría de Oficial de Oficios y antigüedad y salario que para cada uno de ellos se refleja en el hecho primero de la demanda cuyo contenido se da por reproducido.

Segundo.-En fecha 27-10-08, D. Florian, nacido el 20-10-46 y en fecha 14-1-09. Isidro, nacido el 15-2-48, solicitaron ante la Entidad demandada la jubilación parcial anticipada disminuyendo su jornada de trabajo y salario en un 85% y la celebración de un contrato de trabajo a tiempo parcial por un 15% de su jornada laboral y al propio tiempo la celebración de un contrato de relevo que cubra el 85% de la jornada.

Tercero.-La Entidad, demandada respondió a dicha solicitud por resolución de fecha 20-2-09 en los términos que constan en la resolución que se adjunta con el escrito de demanda, denegando la solicitud de jubilación parcial. formulada alegando que la jubilación anticipada parcial requiere la celebración del necesario contrato de relevo sin el cual aquella no se puede ejercitar y que no se contempla en la Instrucción conjunta que las Secretarías generales para la Administración pública este tipo de contrato salvo para supuestos excepcionales para cubrir necesidades urgentes e inaplazables, señalando además que el régimen de la jubilación parcial debe establecerse reglamentariamente sin que hasta la fecha se haya dictado tal reglamentación.

Cuarto.-No se discuten los requisitos de carencia y edad para poder acceder a la situación de jubilación parcial.

Quinto.-Por oficio de fecha 23-6-06 se hace constar por la Subdirectora General del Ministerio de Administraciones públicas que por parte de la Dirección General de la Función pública como por parte de la Dirección de Costes de personal y pensiones públicas se mantiene el criterio de no informar favorablemente las solicitudes de contratación que se llevarían a efecto como consecuencia de las solicitudes de jubilación anticipada parcial.

Tercero.-En dicha sentencia recurrida en suplicación se emitió el siguiente fallo o parte dispositiva:

"Que desestimando la demanda formulada por D. Florian y D. Isidro contra el PATRIMONIO NACIONAL, absuelvo a la Entidad demandada de los pedimentos contenidos en el suplico de la demanda."

Cuarto.-Frente a dicha sentencia se anunció recurso de suplicación por la parte DEMANDANTE, formalizándolo posteriormente; tal recurso fue objeto de impugnación por la contraparte.

Quinto.-Elevados por el Juzgado de lo Social de referencia los autos principales, en unión de la pieza separada de recurso de suplicación, a esta Sala de lo Social de Madrid, tuvieron los mismos entrada en esta Sección Primera en fecha VEINTISIETE DE MAYO DE DOS MIL DIEZ dictándose la correspondiente y subsiguiente providencia para su tramitación en forma.

Sexto.-Nombrado Magistrado-Ponente, se dispuso el pase de autos al mismo para su conocimiento y estudio en UNO DE SEPTIEMBRE DE DOS MIL DIEZ, señalándose el día QUINCE DE SEPTIEMBRE DE DOS MIL DIEZ para los actos de votación y fallo.

Séptimo.-En la tramitación del presente recurso de suplicación no se ha producido ninguna incidencia.

A la vista de los anteriores antecedentes de hecho, se formulan por esta Sección de Sala los siguientes


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Interponen los actores recurso de suplicación contra sentencia que desestimó su demanda tendente a que se condene al Patrimonio Nacional a reconocer su derecho a la jubilación parcial anticipada, disminuyendo la jornada de trabajo y salario en un 85%, así como la celebración de un contrato de trabajo a tiempo parcial por el 15% restante de su jornada laboral y, al propio tiempo, la celebración de un contrato de trabajo de relevo que cubra el 85% de su jornada laboral.

Segundo.-Antes de dar paso al recurso formulado por los actores no estará de más recordar los extremos básicos del pleito que se contienen en el relato histórico de la sentencia de instancia y las razones que han llevado a la resolución recurrida a desestimar sus pretensiones.

Los actores prestan sus servicios como oficiales de oficio para el organismo demandado, sin que sea discutido reúnan los requisitos de carencia y edad para acceder a la jubilación parcial. Solicitaron el pase a esta última situación que les fue denegado en vía administrativa en razón a que se precisa la celebración del necesario contrato de relevo, previsto para situaciones excepcionales para cubrir necesidades urgentes e inaplazables, sin que se haya regulado reglamentariamente.

Tercero.-Por su parte, la sentencia de instancia, acotando perfectamente los términos del debate, y aportando una copiosa batería de razones para desestimar las pretensiones de los actores, entiende, en resumen, después de recordar la legislación que resulta de aplicación al caso contenida en el art. 166 LGSS y 12-6 del ET, es preciso exista un acuerdo entre empresario y trabajador, de ahí el término "concertar" utilizado legalmente, lo que en el caso enjuiciado no existe, sin que se trate, en fin, de un derecho que nazca automáticamente para los trabajadores, de manera que el empleador no está obligado -al no venir por otra parte regulada la jubilación parcial convencionalmente- a facilitar a sus trabajadores el acceso a la jubilación parcial mediante la novación del contrato existente o la suscripción de otro a tiempo parcial, pues el contrato es obra de la libre voluntad entre las partes al ser el consentimiento el elemento central del negocio jurídico. Por último, la disposición adicional séptima de la Ley 40/2007, de medidas en materia de Seguridad Social, establece el plazo de un año para que el Gobierno presente un estudio sobre la normativa reguladora de la jurisdicción parcial de los empleados públicos, y, dado que hasta la fecha no se ha presentado, sin que como queda dicho exista acuerdo entre empresa y trabajadores para proceder a su jubilación parcial, a lo que se unen razones presupuestarias, se estima que carecen del derecho reclamado.

Cuarto.-Hasta aquí los razonamientos de que se vale la sentencia de instancia para desestimar las pretensiones de los actores.

Disconformes estos últimos interponen recurso de suplicación encaminando la exclusiva censura jurídica que instrumentan a denunciar como infringidos el art. 57 del Convenio Colectivo para Personal Laboral de Administración del Patrimonio Nacional y 67 de la Ley 7/2007 de Estatuto Básico del Empleado Público. A tenor del primero de los preceptos, cumplidos los sesenta años, los trabajadores podrán solicitar la jubilación anticipada siempre que cumplan los requisitos establecidos en la legislación vigente, y conforme al segundo de los preceptos citados, de parecido tenor, es procedente la jubilación parcial a solicitud de los interesados siempre que reúnan los requisitos establecidos en el Régimen de Seguridad Social aplicable al Empleado Público.

Quinto.-A criterio de los trabajadores, cumplen con los requisitos para acceder a la jubilación parcial, al tener la edad y carencia necesaria, no siendo imprescindible necesario su desarrollo reglamentario para la efectividad del derecho, y sin que una mera Instrucción como la de 5 de junio de 2007, de la Secretaría General para la Administración Pública, vincule a los órganos jurisdiccionales.

Sexto.-El supuesto enjuiciado ha sido resuelto por diferentes sentencias de esta Sala de lo Social con relación a otros empleados públicos que forzosamente hemos de recordar.

Así, la Sentencia de esta misma Sección Primera del TSJ de Madrid, de fecha 16 de Abril del 2010, Recurso 3553/2010, razonó respecto a quien como personal laboral del Ministerio de Defensa peticionó acogerse a la jubilación parcial viendo denegada su pretensión que:

"Así las cosas, bueno será conocer los términos de los preceptos legales y convencionales que regulan la materia. En punto a la jubilación en general, el artículo 59 de la norma pactada de aplicación dispone que: "De acuerdo con los criterios que sobre estabilidad y mejora del empleo público se establezcan anualmente en el Real Decreto de Oferta de Empleo Público, la jubilación será obligatoria con carácter general al cumplir el trabajador los sesenta y cinco años de edad. La edad de jubilación establecida con carácter general en el párrafo anterior no impedirá que todo trabajador pueda completar los períodos de carencia para la jubilación, en cuyos supuestos ésta se producirá al completar el trabajador dichos períodos de carencia en la cotización de la Seguridad Social. Cumplidos los sesenta años el trabajador podrá solicitar la jubilación anticipada siempre que cumpla los requisitos establecidos en la legislación vigente. De acuerdo con las limitaciones de las Leyes de Presupuestos y normativa concordante, la Administración sólo podrá llevar a cabo la contratación necesaria para sustituir al trabajador que solicite la jubilación especial a los sesenta y cuatro años, en los casos en que se justifique la urgencia y necesidad de la sustitución del trabajador. Los trabajadores podrán jubilarse voluntariamente al cumplir los sesenta y cuatro años de edad en la forma y con las condiciones establecidas en el Real Decreto 1194/1985, de 17 de julio, debiendo solicitarlo con una antelación mínima de seis meses respecto de la fecha en que alcancen los sesenta y cuatro años. Los contratos que se autoricen para sustituir a estos trabajadores, que incluirán una cláusula explicativa de la finalidad y duración del mismo, serán de la modalidad de interinidad, para desempeñar el mismo puesto de trabajo que queda vacante y con una duración máxima e improrrogable de un año hasta la fecha en que el trabajador que se jubila cumpla los sesenta y cinco años, momento en que la Administración notificará al interesado la resolución del contrato".

Séptimo.-A renglón seguido, afirma lo que sigue:

"El precepto transcrito permite sentar ya una primera conclusión, esto es, que la norma convencional de referencia no contempla específicamente el supuesto de jubilación parcial anticipada. Lo que en él se establece es, de un lado, la jubilación forzosa al cumplir la edad de 65 años, sin perjuicio de las salvedades previstas en caso de no reunir el período necesario de cotización a la Seguridad Social; y de otro, la jubilación especial a los 64 años, a que hace méritos el Real Decreto 1.194/1.985, de 17 de julio, por el que se acomodan las normas sobre anticipación de la edad de jubilación como medida de fomento del empleo, cuestión ésta bien distinta de la jubilación parcial a que hace méritos el artículo 12.6 del Estatuto de los Trabajadores; el 166.2 de la Ley General de la Seguridad Social, en redacción dada por la Ley 40/2.007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social, vigente a la sazón de formularse las peticiones que relata el ordinal segundo de la versión judicial de lo sucedido, que permanece inatacada y, por supuesto, cuando se promovió la demanda rectora de autos; y finalmente, los artículos 9 a 18, ambos inclusive, del Real Decreto 1.131/2.002, de 31 de octubre, por el que se regula la Seguridad Social de los trabajadores contratados a tiempo parcial, así como la jubilación parcial.

(...) Por su parte, el artículo 12.6 del Estatuto de los Trabajadores prevé que: "Para que el trabajador pueda acceder a la jubilación parcial, en los términos establecidos en el apartado 2 del artículo 166 de la Ley General de la Seguridad Social y demás disposiciones concordantes, deberá acordar con su empresa una reducción de jornada y de salario de entre un mínimo de un 25 por ciento y un máximo del 75, conforme al citado artículo 166, y la empresa deberá concertar simultáneamente un contrato de relevo, de acuerdo con lo establecido en el apartado siguiente, con objeto de sustituir la jornada de trabajo dejada vacante por el trabajador que se jubila parcialmente. También se podrá concertar el contrato de relevo para sustituir a los trabajadores que se jubilen parcialmente después de haber cumplido sesenta y cinco años. La reducción de jornada y de salario podrá alcanzar el 85 por ciento cuando el contrato de relevo se concierte a jornada completa y con duración indefinida, siempre que el trabajador cumpla los requisitos establecidos en el artículo 166.2.c) de la Ley General de la Seguridad Social. La ejecución de este contrato de trabajo a tiempo parcial y su retribución serán compatibles con la pensión que la Seguridad Social reconozca al trabajador en concepto de jubilación parcial. La relación laboral se extinguirá al producirse la jubilación total del trabajador".

(...) - Del anterior mandato legal se desprende, en principio, que para causar derecho a jubilación parcial es absolutamente menester la existencia de un concierto de voluntades entre el trabajador que desee acogerse a tal suerte de jubilación y su empleador, acuerdo encaminado a reducir la jornada laboral con la consiguiente disminución retributiva entre un 85 por 100 como máximo, si es que el contrato de relevo se celebra a tiempo completo y con duración indefinida, y un 25 por 100 como mínimo, pacto que en el supuesto de autos no llegó a materializarse. De igual modo que la conversión de un contrato de trabajo a jornada completa en otro a tiempo parcial siempre será voluntaria para el trabajador, sin que su empresario pueda imponerle unilateralmente una modificación así, tal como prevé el artículo 12.4 e) del Estatuto Laboral, lógico contrapunto debe ser que tampoco quepa obligar a la empresa a aceptar en todo caso la reducción de jornada y de salario, a efectos de jubilación parcial, cuando es el empleado quien la pretende.

(...) - Igual conclusión resulta de la vigente redacción del artículo 166.2 de la Ley General del Sistema, que establece: "Asimismo, siempre que con carácter simultáneo se celebre un contrato de relevo en los términos previstos en el artículo 12.7 del Estatuto de los Trabajadores, los trabajadores a tiempo completo podrán acceder a la jubilación parcial cuando reúnan los siguientes requisitos: a) Haber cumplido la edad de 61 años, o de 60 si se trata de los trabajadores a que se refiere la norma 2.ª del apartado 1 de la disposición transitoria tercera, sin que, a tales efectos, se tengan en cuenta las bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación al interesado. b) Acreditar un período de antigüedad en la empresa de, al menos, 6 años inmediatamente anteriores a la fecha de la jubilación parcial. A tal efecto se computará la antigüedad acreditada en la empresa anterior si ha mediado una sucesión de empresa en los términos previstos en el artículo 44 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, o en empresas pertenecientes al mismo grupo. c) Que la reducción de su jornada de trabajo se halle comprendida entre un mínimo de un 25 por ciento y un máximo del 75 por ciento, o del 85 por ciento para los supuestos en que el trabajador relevista sea contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinida y se acrediten, en el momento del hecho causante, seis años de antigüedad en la empresa y 30 años de cotización a la Seguridad Social, computados ambos en los términos previstos en las letras b) y d). Dichos porcentajes se entenderán referidos a la jornada de trabajo a tiempo completo comparable. d) Acreditar un período de cotización de 30 años, sin que, a estos efectos, se tenga en cuenta la parte proporcional correspondiente por pagas extraordinarias. e) Que, en los supuestos en que, debido a los requerimientos específicos del trabajo realizado por el jubilado parcial, el puesto de trabajo de éste no pueda ser el mismo o uno similar que el que vaya a desarrollar el trabajador relevista, exista una correspondencia entre las bases de cotización de ambos, de modo que la correspondiente al trabajador relevista no podrá ser inferior al 65 por ciento de la base por la que venía cotizando el trabajador que accede a la jubilación parcial. Reglamentariamente se desarrollarán los requerimientos específicos del trabajo para considerar que el puesto de trabajo del trabajador relevista no pueda ser el mismo o uno similar al que venía desarrollando el jubilado parcial. f) Los contratos de relevo que se establezcan como consecuencia de una jubilación parcial tendrán, como mínimo, una duración igual al tiempo que le falte al trabajador sustituido para alcanzar la edad de sesenta y cinco años", a lo que se une que el artículo 166.4 del mismo texto legal preceptúa que: "El régimen jurídico de la jubilación parcial a que se refieren los apartados anteriores será el que reglamentariamente se establezca".

Octavo.-Para terminar de argumentar así:

"En tal sentido, el artículo 10 a) del Real Decreto 1.131/2.002, ya calendado, dispone que: "Los trabajadores por cuenta ajena, integrados en cualquier Régimen de la Seguridad Social, que tengan, como mínimo, la edad establecida en el artículo anterior y reúnan las demás condiciones exigidas para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación de la Seguridad Social, podrá acceder a la jubilación parcial en los siguientes términos: a) El trabajador concertará, previo acuerdo con su empresa (las negritas son nuestras), un contrato a tiempo parcial, reduciendo la jornada de trabajo y el salario, entre un mínimo de un 25 por 100 y un máximo de un 85 por 100 de aquéllos, en los términos previstos en el artículo 12.6 del Estatuto de los Trabajadores (...)", lo que refuerza la conclusión expuesta conforme a la cual se necesita un concierto de voluntades entre quien quiere acogerse a esta clase de jubilación y su empleador o, en otras palabras, que éste no está obligado a acceder en todo caso a la petición de aquél.

(...)En suma, siendo preciso, a efectos de acceder a la jubilación parcial, la obtención de un acuerdo de voluntades entre el trabajador que solicita pasar a dicha situación y su empresa, al objeto de reducir la jornada laboral y el salario de aquél dentro de los límites, mínimo y máximo, previstos legal y reglamentariamente, concierto que no se alcanzó en el caso enjuiciado, sin que, por otra parte, tampoco concurran circunstancias de índole excepcional en relación con la vida personal y familiar de la actora, este único motivo tiene que correr suerte adversa y, con él, el recurso en su integridad. Téngase en cuenta, además, que con arreglo al primer párrafo de la Disposición Adicional Séptima de la Ley 40/2.007, de 4 de diciembre, referida a la aplicación de los mecanismos de jubilación anticipada y parcial en el ámbito de los empleados públicos: "En el plazo de un año, el Gobierno presentará un estudio sobre la normativa reguladora de la jubilación anticipada y parcial de los empleados públicos, así como del personal de las Fuerzas Armadas y al servicio de la Administración de Justicia, que aborde la aplicación de la normativa reguladora de tales modalidades de jubilación, las condiciones en que esta aplicación no genere problemas de sostenibilidad a los sistemas de protección social y la homogeneización, en términos equiparables, de los diferentes regímenes (...)".

Noveno.-También la Sección Sexta de este TSJ alcanzó la misma conclusión en su Sentencia de 15 de Febrero del 2010, Recurso: 5698/2009, razonando como sigue:

"No obstante, y a mayor abundamiento, tampoco en el II Convenio Colectivo Único para el personal laboral de la Administración General del Estado -B.O.E. de 14-10-2006 -, en su art. 59, se contempla la jubilación parcial solicitada, al no referirse ni a la jubilación parcial ni al contrato de relevo, sino a la jubilación obligatoria al cumplir el trabajador los 65 años -el demandante tenía 61 años en la fecha de la reclamación previa-, a la jubilación anticipada al cumplir los 60 años, y a la jubilación voluntaria a los 64 años, que son situaciones distintas, con lo cual no puede hablarse, por inexistente, de un acuerdo previo entre el trabajador y la Administración demandada que avale tal posibilidad, al no haber sido ésta contemplada por las partes negociadoras del Convenio Colectivo, ni concurrir por ello el necesario concierto con la empresa, al que alude el art. 12.6 del E.T., con remisión a lo dispuesto en el art. 166 de la Ley General de Seguridad Social, como requisito imprescindible para que el trabajador pueda acceder a la jubilación parcial mediante el pacto de la correspondiente reducción de jornada, y la suscripción, por la demandada, del pertinente contrato de relevo al objeto de sustituir la jornada dejada vacante por el jubilado parcial, que no concurren en autos". (sentencia de 21-9-2009). Y que:

"...no hay duda alguna de que el acceso a la jubilación parcial de un trabajador requiere de modo necesario el acuerdo recíproco entre empresa y trabajador.

Esa necesidad se deduce de los propios términos de la ley, tanto de la palabra "concierto" al que alude el art. 12.6 ET, como, particularmente, de la expresión que utiliza el art. 10 a) RD 1131/02, al señalar que "El trabajador concertará, previo acuerdo con su empresa, un contrato a tiempo parcial...". Resulta también de la interpretación de conjunto de esta figura jurídica, pues la jubilación parcial del trabajador menor de 65 años implica para la empresa una serie de obligaciones relacionadas con el contrato de relevo que razonablemente presuponen que la jubilación se ha suscrito de modo voluntario. Como ejemplo vale decir que dicho contrato de relevo implica un régimen determinado para el trabajado relevista, puesto que la duración de su jornada laboral debe ser igual a la reducción del tiempo de trabajo acordada para el trabajador sustituido y, cuando se incremente la reducción de jornada del pensionista, la empresa deberá ofrecer al relevista la ampliación de la suya en proporción a la reducción de la del jubilado parcial; caso de no ser aceptada la ampliación, se deberá contratar, por la jornada vacante, a otro trabajador en quien concurran las circunstancias de aquél (art. 11 RD 1131/02). Otro ejemplo: si el trabajador relevista cesa antes de la jubilación ordinaria o anticipada del jubilado parcial, el empresario, dentro de los 15 días siguientes, debe sustituirle, también mediante contrato de relevo, por otro trabajador en desempleo o que previamente hubiese concertado con la empresa un contrato temporal (disp. adicional segunda RD 1131/02)" (sentencia de 17-3-2009)"

Décimo.-- La Sentencia de la Sección Quinta de este TSJ de 17 de Marzo del 2009, Recurso 5607/2008, afirmó que:

"La dirección letrada de la parte actora interpone recurso de suplicación frente a la sentencia de instancia que desestimó su demanda, articulando un primer motivo al amparo del apartado c) del art. 191 del TRLPL; considera infringidos los arts. 166 del Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social, en relación con el art. 12.6 del Estatuto de los Trabajadores y art. 59 (párrafo tercero) del II Convenio Único para el personal laboral de la Administración General del Estado, y art. 23 de la Ley 51/2007, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 2008 y arts. 1281, 1282, 1284 y 1288 del Código Civil. Sostiene en esencia que puede apreciarse una situación fraudulenta de la Administración demandada en perjuicio del actor, ya que su puesto de trabajo ha sido ocupado, no mediante una nueva contratación sino mediante el sistema de movilidad ascendente previsto en el art. 22 de la normativa convencional, y que la solicitud de autorización de un contrato de relevo a tiempo parcial de un Técnico Superior de Gestión y Servicios Comunes en el INSHT no hubiere sido necesaria si se hubiere contratado al trabajador relevista para cubrir el 85% de la jornada dejada vacante al tiempo de presentar la solicitud de jubilación (noviembre de 2007), pues la citada Ley de Presupuestos es más perjudicial para el demandante, quien además ha sido privado de las funciones que venía desempeñando, en menoscabo de su dignidad y perjuicio de su formación.

La sentencia combatida recuerda en su argumentación la necesaria concertación de una reducción de jornada y salario y la de un contrato de relevo con un trabajador desempleado o que tuviese concertado con la empresa un contrato de duración determinada, a lo que suma la mayor complejidad de la jubilación parcial cuando se trata de las Administraciones Públicas, en tanto que la contratación del relevista está sujeta a un procedimiento reglado y es necesaria la autorización administrativa establecida en la legislación presupuestaria.

La Sala efectivamente ya ha dado respuesta al núcleo debatido en diferentes ocasiones y de manera igualmente diversa; junto a la resolución invocada por la de instancia cabe citar otros pronunciamientos, así las sentencias de fechas 28.03.2003, 7.11.2003 y 2.02.2005. En esta última se recogía la siguiente argumentación: La vigente regulación de la jubilación parcial proviene de la L. 24/01, de 27 de diciembre, cuyo art. 34.6 dio lugar a la redacción del actual art. 166 LGSS, excepto su apdo. 4, que ha sido introducido en nuestro ordenamiento jurídico por el art. 2 R. Decreto-Ley 16/01, luego derogado por L. 35/02. Esta disposición vino a deslegalizar el régimen de la jubilación parcial, siendo el RD 1131/02 EDL 2002/47781 la norma que ha cubierto esta tarea.

Hay que entender por jubilación parcial el régimen en que se encuentran quienes compatibilizan la jubilación parcial con un contrato de trabajo a tiempo parcial desde el mismo momento en que acceden a la jubilación. Esta posibilidad alcanza en la actualidad al trabajador con edad no inferior a 60 años, teniendo en cuenta a estos efectos las bonificaciones o anticipaciones que le correspondan (art. 9 RD 1131702), pudiendo superar la de 65 años, si bien, caso de no alcanzar esta edad, es preceptiva la celebración de contrato de relevo, a jornada completa o a tiempo parcial (art. 12.6 b) ET).

Sobre la base de la normativa que regula la figura de la jubilación parcial, la resolución que esta Sala adopta en el caso entonces enjuiciado parte de las siguientes premisas:

1.ª) Puesto que la Sra. Mónica es menor de 65 años, su acceso a la jubilación parcial requiere ineludiblemente la celebración de contrato de relevo con otra persona que cubra el tiempo de la jornada que aquélla deja vacante.

2.ª) El convenio colectivo que rige la relación laboral de la citada trabajadora con su empresa no impone ningún deber en materia de jubilación parcial.

Conclusión: no hay duda alguna de que el acceso a la jubilación parcial de un trabajador requiere de modo necesario el acuerdo recíproco entre empresa y trabajador.

Esa necesidad se deduce de los propios términos de la ley, tanto de la palabra "concierto" al que alude el art. 12.6 ET, como, particularmente, de la expresión que utiliza el art. 10 a) RD 1131/02, al señalar que "El trabajador concertará, previo acuerdo con su empresa, un contrato a tiempo parcial...". Resulta también de la interpretación de conjunto de esta figura jurídica, pues la jubilación parcial del trabajador menor de 65 años implica para la empresa una serie de obligaciones relacionadas con el contrato de relevo que razonablemente presuponen que la jubilación se ha suscrito de modo voluntario. Como ejemplo vale decir que dicho contrato de relevo implica un régimen determinado para el trabajado relevista, puesto que la duración de su jornada laboral debe ser igual a la reducción del tiempo de trabajo acordada para el trabajador sustituido y, cuando se incremente la reducción de jornada del pensionista, la empresa deberá ofrecer al relevista la ampliación de la suya en proporción a la reducción de la del jubilado parcial; caso de no ser aceptada la ampliación, se deberá contratar, por la jornada vacante, a otro trabajador en quien concurran las circunstancias de aquél (art. 11 RD 1131/02). Otro ejemplo: si el trabajador relevista cesa antes de la jubilación ordinaria o anticipada del jubilado parcial, el empresario, dentro de los 15 días siguientes, debe sustituirle, también mediante contrato de relevo, por otro trabajador en desempleo o que previamente hubiese concertado con la empresa un contrato temporal (disp. adicional segunda RD 1131/02".

Undécimo.-En el concreto caso aquí enjuiciado, y reproduciendo mutatis mutandis los argumentos que lucen en la doctrina judicial ya sentada por este TSJ en supuestos precedentes, no hay razones que permitan cambiar de criterio.

En efecto, obsérvese como el art. 57 del Convenio Colectivo para Personal Laboral de Administración del Patrimonio Nacional y el 67 de la Ley 7/2007, de Estatuto Básico del Empleado Público, no imponen la jubilación parcial, sino que exigen los trabajadores que la soliciten reúnan los requisitos establecidos en la legislación vigente, y los establecidos en el Régimen de Seguridad Social aplicable al Empleado Público. No estamos ante un derecho que surja automáticamente para los trabajadores, se precisa o algo más: un concierto o acuerdo de voluntades entre el trabajador que desee acogerse a tal suerte de jubilación y su empleador, acuerdo encaminado a reducir la jornada laboral con la consiguiente disminución retributiva entre un 85 por 100 como máximo, si es que el contrato de relevo se celebra a tiempo completo y con duración indefinida, y un 25 por 100 como mínimo, pacto que en el supuesto de autos no llegó a materializarse. Y de la misma manera que la conversión de un contrato de trabajo a jornada completa en otro a tiempo parcial siempre será voluntaria para el trabajador, sin que su patrono pueda imponerle unilateralmente una modificación así, tal como prevé el artículo 12.4 e) del Estatuto Laboral, obviamente, y como lógico contrapunto, no cabe obligar a la empresa a aceptar en todo caso la reducción de jornada y de salario, a efectos de jubilación parcial, cuando es el empleado quien la pretende.

Es por todo lo razonado que, no reuniendo los actores todos y cada uno de los requisitos exigibles para acceder a la jubilación parcial, el recurso debe desestimarse y la sentencia confirmarse. Sin costas en aplicación del art. 233 LPL.

VISTOS los anteriores, y obligados por el artículo 120.3 de la Constitución española de 27 de diciembre de 1.978, razonamientos y argumentos, así como los mencionados preceptos y los demás de general y debida aplicación, los Ilmos. Sres. Magistrados referenciados en el encabezamiento de esta sentencia, previos los actos de dación de cuenta por quien de ellos fue designado Ponente, y conjuntas deliberación, votación y fallo,


FALLAMOS


 
Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por D. Florian y D. Isidro contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social n.º 4 de los de esta ciudad, de fecha 23 de octubre de 2009, en sus autos n.º 611/09 y, en consecuencia, debemos confirmar la sentencia de instancia. Sin costas.

Incorpórese el original de esta sentencia, por su orden, al Libro de Sentencias de esta Sección de Sala.

Expídanse certificaciones de esta sentencia para su unión a la pieza separada o rollo de suplicación, que se archivará en este Tribunal, y a los autos principales

Notifíquese la presente sentencia a las partes y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Hágaseles saber a los antedichos, sirviendo para ello esta misma orden, que contra la presente sentencia pueden, si a su derecho conviene, interponer recurso de casación para la unificación de la doctrina, que ha de prepararse mediante escrito presentado ante esta Sala de lo Social de Madrid dentro del improrrogable plazo de los diez días laborales inmediatos siguientes a la fecha de notificación de esta sentencia de acuerdo con los establecido, más en concreto, en los artículos 219, 227 y 228 de la ley procesal laboral. Asimismo se hace expresa advertencia a todo posible recurrente en casación para unificación de esta sentencia que no goce de la condición de trabajador o de causahabiente suyo o de beneficiario del Régimen Público de la Seguridad Social o del beneficio reconocido de justicia gratuita, deberá acreditarse ante esta Sala al tiempo de preparar el recurso: el ingreso en metálico del depósito de 300 euros conforme al art. 227.2 L.P.L. y la consignación del importe de la condena cuando proceda, presentando resguardos acreditativos de haber efectuado ambos ingresos, separadamente, en la cuenta corriente número 2826000035 n.º recurso que esta Sección Primera tiene abierta en el Banco Español Crédito, sucursal número 1026, sita en la calle Miguel Ángel 17, 28010 de Madrid, pudiéndose, en su caso, sustituir la consignación de la condena en metálico por el aseguramiento de la misma mediante el correspondiente aval bancario en el que, expresa y necesariamente, habrá de hacerse constar la responsabilidad solidaria de la entidad bancaria avalista.

Una vez adquiera firmeza la presente sentencia, devuélvanse los autos originales, para su debida ejecución, al Juzgado de lo Social de su procedencia, dejando de ello debida nota en los Libros de esta Sección de Sala.

Así, por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia el,por el Iltmo. Sr. Magistrado Ponente que la suscribe, en la Sala de Audiencias de este Tribunal, doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación