Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Valencia 210/2010, de 5 de mayo


 RESUMEN:

Accidente de tráfico. Colisión con vehículo perfectamente estacionado. Se discute en el fase de apelación la ruta del vehículo que colisiona con el de los demandantes, la declaración testifical y la falta de llamamiento de otro testigo a la vista. Declaración de hechos probados en la instancia y correcta apreciación de la prueba. Desestimación de la apelación

SENTENCIA

En Valencia, a cinco de mayo de dos mil diez.

Vistos por la Sección Undécima de esta Audiencia Provincial, siendo ponente el Ilmo. Sr. D. JOSE LUIS GOMEZ MORENO MORA, los autos de Juicio Verbal 925/2009, promovidos por MAPFRE contra DISTRIBUTOR S.L. Y PELAYO MUTUA DE SEGUROS S.A. sobre "reclamación de cantidad", pendientes ante la misma en virtud del recurso de apelación interpuesto por DISTRIBUTOR S.L. Y PELAYO MUTUA DE SEGUROS S.A., representado por el Procurador Dña. CELIA SIN SANCHEZ y asistido del Letrado D. FRANCISCO MOMBLANCH MONZO contra MAPFRE, representado por el Procurador D. JUAN A. RODRIGUEZ-MANZANEQUE ALBERCA y asistido del Letrado Dña. MARIA MANSO DIAZ-LAVIADA.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO 21 DE VALENCIA, en fecha 3 de noviembre de 2009 en el Juicio Verbal 925/2009 que se tiene dicho, dictó sentencia conteniendo el siguiente pronunciamiento: "FALLO: QUE ESTIMANDO INTEGRAMENTE LA DEMANDA INTERPUESTA POR MAPFRE CONTRA LA ENTIDAD DISTRIBUTOR SL Y PELAYO DEBO CONDENAR Y CONDENO A AMBAS SOLIDARIAMENTE AL PAGO DE 985,92 EUROS. EN CUANTO A LAS COSTAS LAS MISMAS SERÁN SATISFECHAS POR LA PARTE DEMANDADA."

Segundo.-Contra dicha sentencia, se interpuso en tiempo y forma recurso de apelación por la representación procesal de DISTRIBUTOR S.L. Y PELAYO MUTUA DE SEGUROS S.A., y emplazadas las demás partes por término de 10 días, se presentó en tiempo y forma escrito de oposición por la representación de MAPFRE. Admitido el recurso de apelación y remitidos los autos a esta Audiencia, donde se tramitó la alzada, se señaló para deliberación y votación el día 20 de Abril de 2010.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Con relación a los hechos que motivan la demanda que da origen al procedimiento de primera instancia que con fecha 23/10/2008 la compañía Mapfre tenía suscrita, con el señor Gervasio una póliza de seguros de automóviles, que con ocasión de la referida fecha se produjo un accidente de tráfico estando el vehículo asegurado por la actora, que ejercita acción con base la artículo 43 de la Ley de Contratos de Seguros, perfectamente estacionado, y sufriendo una serie de daños al ser golpeado por el vehículo propiedad del demandado, la mercantil Distributor SL, asegurado en la también demandada Pelayo; causándole daños por valor de 985,92€ que fueron abonados al asegurado de la actora, acompañándose no sólo la factura de reparación sino también el finiquito correspondiente.

Con expresa oposición de la entidad PELAYO en los términos de mantener la inexistencia del accidente, como ya se comunicó a la entidad actora, (al folio octavo de demanda y como documento n.º 2) adjuntándose el acto de juicio una gran cantidad de documentación en la que consta una declaración jurada del señor Rubén al parecer conductor del vehículo al que se atribuyen a los daños de la actora, igual que una declaración en los mismos términos del señor Severiano, señora Aida y Sr. Juan Pablo que posteriormente exponen en el acto de juicio. Se establece además en la hoja de ruta y distintos planos que marcan los distintos puntos de referencia del vehículo propiedad de la demandada.

Se dicta sentencia con fecha 3/11/2009 en cuyo fallo se estima íntegramente la demanda, condenando solidariamente a las demandadas a la cantidad de 985,92€ así como a las costas del procedimiento

Segundo.-Se aceptan los fundamentos jurídicos de la resolución apelada.

Recurrida en apelación la sentencia por DISTRIBUTOR SL y PELAYO CIA DE SEGUROS en los términos de entender básicamente cuatro distintos razonamientos: en primer lugar considerar probada la falta de responsabilidad, de la demandada con la declaración de los testigos que como trabajadores del mismo, especifican por medio de sus partes de trabajo y hoja de ruta, el lugar y condiciones, que el día de los hechos realizó la furgoneta, no siendo el mismo coincidentes con la declaración que se hace en la demanda. En segundo lugar, el establecimiento de que la declaración del testigo, base fundamental de la sentencia estimatoria, resulta ser de un vecino del propietario del vehículo y sobre todo, la rectificación a mano verificada en la nota firmada por aquel testigo en torno a la matrícula que en principio parece 9144 y posteriormente se rectifica coincidiendo con la matrícula del vehículo de la demandada 9114. En tercer lugar el hecho de que el propio testigo manifiesta haber estado hablando con otra persona en el momento en el que se produce el impacto, por lo que hubiera sido preciso haber traído a esa persona para verificar que es lo que realmente se vió. Por último se impugna lo valores de las distintas documentación que se presenta para la reclamación concreta.

Valorados los extremos expuestos en el recurso y aditamentos de oposición es de observar que la sentencia de referencia, en sus antecedentes de hecho, en el número 5.º, establece los hechos que han quedado acreditados y que son los alegados por la parte actora en su demanda. Bajo la premisa del artículo 1902 del Código Civil en relación con el sistema y eficacia de la prueba del artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento y tras la cita de distinta jurisprudencia, pasa al folio 131 párrafo segundo, a establecer que los hechos que se han declarado probados y que han sido los expuestos en la demanda, se detraen de la prueba testifical practicada a instancias de la actora, a saber el testimonio prestado por el señor Hermoso Martínez, que califica de totalmente convincente y objetivo, no existiendo, añade, motivo alguno, para pensar que existió alguna confusión por su parte al apuntar el número de la matrícula de su vehículo-se refiere al documento presentado y que tiene una tachadura en uno de los dígitos de la matrícula del vehículo perteneciente a la demandada-asimismo se añade, en la sentencia que no existe tampoco un especial interés en el presente pleito, por el testigo entre otras cosas porque la parte demandante es la aseguradora que ya satisfecho la correspondiente indemnización a su asegurado, añadiendo por lo que respecta a los demandados, que la versión establecida en la demanda no ha sido desvirtuada por la documental presentada, y en este sentido se subraya que los cuatro testigos que han declarado en el acto de juicio relatan que nada recuerdan sobre el día en cuestión y sólo a través de la certificación y tras consultar su contenido, manifiestan lo que en la misma se establece; señalando la sentencia que se reconoció que a veces bajan a almorzar y a repartir dejando sóla la furgoneta y además el lugar en donde se produjo la colisión está muy cerca del domicilio social de la codemandada siendo posible que el furgón acuda a las instalaciones a por más material. A continuación pasa a dar por verificado con forma de peritaje, la factura de reparación y el finiquito y con ello su pago, su reparación y el valor de esta y con ello concluye estimando la demanda. y la Sala considera correctas las apreciaciones verificadas en la sentencia, en primer lugar por que la intervención de los cuatro distintos testigos, prácticamente de los datos que pueden ser tomados como referencias de carácter objetivo, pues no puede olvidarse la extracción de los mismos, resulta que la furgoneta efectivamente lleva el teléfono de la empresa en el lateral, dato este que además ha sido reconocido por el testigo, señor Hermoso que reconoce su declaración, se refiere al documento número trece de la demanda, bien es cierto que reconoce también que así se la dieron, no recordando el tema de la tachadura alegado como motivo de apelación, y al que únicamente se debe decir, que no es ni mucho menos suficiente como para desvirtuar la validez del testimonio de dicho testigo y de la documental presentada; este mismo testigo sigue relatando que efectivamente está hablando con otra persona y que tras oír el impacto miraron y efectivamente vieron una furgoneta, que se encontraban frente a ellos y que se acercaron, que los coches estaban aparcados y que la furgoneta estaba encajada en el coche, tomando los datos, matrícula, nombre de la empresa y modelo del vehículo, así como el teléfono que estaba gravado en el furgón. Esta declaración y esta testifical no pueden en absoluto ser desvirtuadas por la simple alegación de la existencia de la relación de vecindad con quien es el propietario del vehículo afectado e indemnizado por la actora. Por último y con respecto al tema de la impugnación de los valores reclamados, es de observar que la documental presentada por la actora no solamente es abundante sino que incide en los elementos necesarios de prueba, el finiquito como elemento de prueba de pago a quien dice ser su asegurado, la factura de reparación del vehículo, y por último un peritaje que asevera la valoración correcta de esa reparación; estos datos que ya se ha repetido a lo largo de esta resolución son suficientes como para desestimar el recurso interpuesto y confirmar íntegramente la resolución.

Tercero.-La desestimación del recurso conlleva que se impongan a la parte apelante las costas causadas en esta alzada (art. 398 L.E.C.).

Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación.


FALLO


 
Primero.-SE DESESTIMA el recurso de apelación interpuesto por DISTRIBUTOR SL y PELAYO MUTUA DE SEGUROS SA contra la sentencia dictada con fecha 3/11/2009 por el Juzgado de Primera Instancia n.º 21 de Valencia en Juicio Verbal 925/2009.

Segundo.-SE CONFIRMA íntegramente la citada resolución.

Tercero.-SE IMPONEN a la parte apelante las costas causadas en esta alzada.

Notifíquese esta resolución a las partes, y, a su tiempo, devuélvanse los autos principales al Juzgado de procedencia con certificación literal de la misma, debiendo acusar recibo.

Contra la presente resolución no cabe recurso alguno, según doctrina del Tribunal Supremo sentada reiteradamente, entre otros, en autos de fecha 21 y 28 de noviembre de 2006, 19 de febrero de 2007, 3 de julio de 2007, 8 de septiembre de 2008, 14 de julio de 2009, 8 de septiembre de 2009 y 27 de octubre de 2009.

Así por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación, dándose publicidad en legal forma. Certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación