Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S.J. Castilla y León 1514/2010 de 8 de octubre


 RESUMEN:

Despido: Caducidad. Desestimación. Dies "a quo". Día en que el trabajador tiene conocimiento efectivo de la decisión empresarial extintiva.    Contrato para obra o servicio determinado: Despido improcedente. Cese del trabajador sin que los trabajos para los cuales fue contratado hubiesen finalizado.

VALLADOLID

SENTENCIA: 01514/2010

T.S.J.CASTILLA-LEON SOCIAL

C/ANGUSTIAS S/N

Tfno: 983413204-208

Fax:983.25.42.04

NIG: 34120 44 4 2010 0000328

N02700

TIPO Y N.º DE RECURSO: RECURSO SUPLICACION 0001514 /2010

JUZGADO DE ORIGEN/AUTOS: DEM: 0000155 /2010 del JDO. DE LO SOCIAL n.º: 001 PALENCIA

Recurrente/s: OBRAS MEDONZA FIZ S.L.

Abogado/a: ANA MARÍA MARTIN VELA

Recurrido/s: Fulgencio

Abogado/a: ANGEL PAREDES MONTERO

Iltmos. Sres.:

D. Manuel M.ª Benito López

Presidente

D. Juan José Casas Nombela

D.ª Susana M.ª Molina Gutiérrez /

En Valladolid a Ocho de Octubre de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, compuesta por los Ilmos. Sres. anteriormente citados, ha dictado la siguiente

SENTENCIA

En el Recurso de Suplicación núm.1.514/2.010, interpuesto por OBRAS MENDOZA FIZ S.L. contra la Sentencia del Juzgado de lo Social N.º 1 de Palencia, de fecha 26 de Mayo de 2.010, (Autos núm. 155/2.010), dictada a virtud de demanda promovida por D. Fulgencio, contra OBRAS MENDOZA FIZ S.L., sobre DESPIDO.

Ha actuado como Ponente la Iltma. Sra. DOÑA Susana M.ª Molina Gutiérrez.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Con fecha 3-3-2010 se presentó en el Juzgado de lo Social N.º 1 de Palencia, demanda formulada por la parte actora, en la que solicitaba se dictase sentencia en los términos que figuran en el Suplico de la misma. Admitida la demanda y celebrado el juicio, se dictó Sentencia en los términos que figura en la parte dispositiva de la misma.

Segundo.-En referida Sentencia y como Hechos Probados figuran los siguientes: "1.º- El actor D. Fulgencio mayor de edad y con DNI NUM000 ha prestado servicios laborales para la empresa demandada Obras Mendoza Fiz S.L. mediante contrato de trabajo de fecha 12.11.2009 del que destacan a los fines de este procedimiento, las siguientes cláusulas: *La persona contratada prestará sus servicios como albañil incluido en el Grupo Profesional/categoría/nivel de ayudante, de acuerdo con el sistema de clasificación profesional vigente en la empresa, en el centro de trabajo ubicado en Palencia. *La jornada de trabajo será a tiempo completo de 39 h. semanales prestada de lunes a viernes con los descansos que establece la Ley. *La duración del presente contrato se extenderá desde 12.11.2009 hasta fin de obra. *El trabajador percibirá una retribución total de según convenio euros brutos mensuales que se distribuye en los siguientes conceptos salariales: Salario base y pluses según convenio. *El contrato de duración determinada se celebra para la realización de la obra o servicios Construcción del Canal del Pisuerga. *Al presente contrato le será de aplicación lo dispuesto en el Convenio Colectivo de Construcción de Ciudad Real. 2.º.- A los efectos de la Tesorería General de la Seguridad Social, el Sr. Fulgencio fue dado de alta por la empresa Obras Mendoza Fiz S.L. 3.º- En fecha 3.12.2009, Obras Mendoza Fiz S.L. confeccionó un escrito del siguiente tenor: "Porzuna a 3 de diciembre de 2009 D. Fulgencio. En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 49 apartado 3 del R.D.L. 1/1995 del Estatuto de los Trabajadores, ponemos en su conocimiento que a partir del próximo día 17.12.2009 queda rescindido el contrato de trabajo que tenemos suscrito con usted por expiración del tiempo convenido. Por lo que a partir de dicho día quedan totalmente terminadas nuestras relaciones laborales. Agradeciendo su colaboración, le saluda atentamente. Fdo. Jose Miguel " Escrito que no consta le fuera entregado al Sr. Fulgencio. 4.º- Obras Mendoza Fiz S.L. ha efectuado dos órdenes de pago a favor de una cuenta bancaria cuyo titular es D. Fulgencio: *El 3.12.2009 por importe de 791,00 € y concepto "nómina".* El 24.12.2009 por importe de 700,00 € en concepto de "nómina diciembre". 5.º- Obras Mendoza Fiz S.L. ha confeccionado al menos una nómina y una liquidación en relación con D. Fulgencio, que no constan firmadas en el recibí por el trabajador, del siguiente tenor: 5.º1.- Diciembre 2009 (del 1 al 17):

-Sueldo base 485,01 euros

-Plus Salarial 62,25 euros

-Vacaciones 166,71 euros

-Plus Extrasalarial 45,90 euros

-Ropa de Trabajo 6,00 euros

-------------

Total devengado 765,87 euros

Líquido total 673,94 euros

5.2.- Liquidación/finiquito:

-Devengo 138,70 euros

-Líquido total 131,77 euros

6.º- Dragados S.A. es la empresa contratista principal de la obra "Proyecto de Reparación y Regulación del Canal del Pisuerga. Actuaciones en canal y balsa de cola", de la que es subcontratista Obras Mendoza Fiz S.L., habiendo estado parados los trabajos de esta sociedad en la referida obra del 17.12.2009 al 27.1.2010 por condiciones climatológicas adversas en la zona. 7.º- La retribución bruta prevista en el Convenio Colectivo de la Construcción y Obras Públicas de ciudad Real para la categoría de Ayudante de albañil es la siguiente:

-Salario Base/día 28,53 euros

-Plus Salarial/día 4,15 euros

-Plus Extrasalarial/día 3,06 euros

-Vacaciones/Verano/Navidad/cada una 1.332,42 euros

-Ropa de Trabajo 0,50 euros

8.º- A los efectos de la Tesorería General de la Seguridad Social, el Sr. Fulgencio figura de baja en la Seguridad Social para la empresa Obras Mendoza Fiz S.L. con fecha 17.12.2009.

9.º- A partir del 17-12-2009, el Sr. Fulgencio no ha vuelto a trabajar para Obras Mendoza Fiz S.L. 10.º-El demandante no ha ostentado cargo sindical alguno ni de representación de los trabajadores, durante el tiempo en que ha trabajado para Obras Mendoza Fiz S.L. 11.º- Presentada papeleta de conciliación ante el SMAC el 16-2-2010 el acto se celebró el 2.3.2010 con el resultado de "Intentada sin efecto por incomparecencia de la reclamada".

Tercero.-Interpuesto recurso de Suplicación contra dicha sentencia por la parte demandada, fue impugnado por la parte actora, y elevados los Autos a esta Sala, se designó Ponente acordándose la participación a las partes de tal designación.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Frente a la sentencia de instancia, que desestimando la excepción de caducidad de la acción, estima la demanda y declara la improcedencia del despido operado con efectos de 17 de diciembre de 2009 y condena a la demandada a que en el plazo de cinco días opte entre la readmisión del trabajador o su indemnización en la cantidad de 285,75 euros; se alza en suplicación la Letrada Doña Ana Martín Vela, en nombre y representación de la mercantil OBRAS MENDOZA FIZ S.L. aduciendo un primer motivo de recurso, amparado en el apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral, consistente en sostener la caducidad de la acción de despido ejercitada pues considera que el trabajador tuvo efectivo conocimiento del hecho del despido el día 17 de diciembre de 2009.

En el caso que nos ocupa, la simple formulación de motivo examinado ha de conducir a su desestimación; pues, sin interesar la rectificación del relato histórico contenido en la Sentencia, en cuyo ordinal tercero se declara que no consta acreditada la entrega de la misiva confeccionada por la empleadora en fecha 3 de diciembre de 2009, no puede pretender el demandado desencadenar las consecuencias jurídicas del instituto de la caducidad respecto de una acción de despido que no pudo ejercitarse sino desde el instante en que el trabajador tuvo efectivo conocimiento de tal decisión empresarial. En este sentido se pronuncia la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de abril de 1990 cuando señala que Aunque el artículo 59.3 del Estatuto de los Trabajadores y el 103.2 de la Ley de Procedimiento Laboral, establecen que el cómputo del plazo de caducidad para el ejercicio de la acción se iniciará desde el día siguiente a "aquel en que se hubiera producido el despido", este supuesto constituye la regla general, sin embargo los Tribunales han contemplado otros supuestos en la que la determinación del "díes a quo" tienen ciertas especialidades estableciendo una serie de criterios que se pueden resumir como sigue: 1.º) como regla general el plazo de caducidad de la acción comienza a computarse desde el día siguiente a la fecha de efectos de la extinción del contrato de trabajo por despido; 2.º) si la fecha de efectos de la extinción y la notificación al trabajador coinciden, ésta será la fecha relevante para comenzar el cómputo para el ejercicio de la acción desde el siguiente día hábil; 3.º) si la fecha de efectos es posterior a la fecha de notificación, será la fecha de efectos la que determine el día de inicio del plazo para el ejercicio de la acción impugnatoria de despido; 4.º) si la fecha de efectos es anterior a la notificación del despido, en este caso será la fecha de notificación la relevante, salvo que se demuestre que el trabajador, conociendo la existencia del despido, retrase o rehúse la recepción de la notificación para prolongar el devengo de salarios de tramitación o retrasar la caducidad de la acción.

Segundo.-Con idéntico amparo procesal articula el recurrente un segundo motivo de impugnación concentrado en denunciar la infracción de los artículo 15.1 y 49.1.c) de la norma estatutaria, pues entiende la mercantil empleadora que ha quedado suficientemente acreditada la finalización de los trabajos para los que fue contratado el Sr. Fulgencio.

Constituyendo el despido en todo caso la extinción del contrato de trabajo por decisión unilateral del empresario, tal como tiene declarado una reiterada jurisprudencia (así, SS. T.S. de 20 de diciembre de 1989 y de 19 de junio de 1990, entre otras), se ha de subrayar que, a falta de concepto legal, el despido ha sido interpretado en sentido amplio, comprensivo tanto de los supuestos en que, reciban o no esa estricta denominación, las decisiones empresariales dirigidas a la extinción del contrato tienen acomodo expreso entre las causas legalmente establecidas, como los que se denominan despidos "atípicos", por carecer de acogida expresa en la Ley o por no estar legalmente concebidos como tales despidos. Por lo demás, el art. 108.1 de la Ley de Procedimiento Laboral, al igual que el art. 55 del Estatuto de los Trabajadores, determina que se ha de calificar en el fallo de la sentencia el despido como procedente, improcedente o nulo, aun cuando bien puede suceder, como es evidente, que el despido sea en realidad inexistente, es decir que no haya habido despido, como puede ocurrir igualmente que se haya de declarar "no probado" el despido (sentencia del Tribunal Supremo de 13 de febrero de 1986, entre otras).

Así, tras la reforma operada en el Estatuto de los Trabajadores por la Ley 11/1994, de 19 de mayo, se ha de declarar improcedente el despido -art. 55.4 del Estatuto de los Trabajadores - tanto en el supuesto de que no quede acreditado el incumplimiento alegado por el empresario en su escrito de comunicación como cuando en su forma no se ajuste el despido a lo establecido en el apartado 1 del propio art. 55, en que se exige que el despido sea notificado por escrito al trabajador haciendo figurar los hechos que lo motivan y la fecha en que tendrá efectos, asimilándose a tales supuestos, en general, aquellos en que no se acredite la existencia real de la causa alegada por la empresa para la extinción del contrato de trabajo.

Según tiene declarado nuestro Tribunal Supremo, el legislador ha mostrado su decidida preferencia por el contrato indefinido como instrumento jurídico eficaz destinado a dar garantía de estabilidad al trabajador, y en este sentido el Estatuto de los Trabajadores, en su art. 15, establece una presunción a su favor y la sanción consistente en una novación de los contratos temporales celebrados en fraude de ley, que se transforman en indefinidos (SS T.S. de 23-10-1984 y 21-5-2002, entre otras), admitiendo asimismo el propio art. 15 E.T., en su número 1 y únicamente por excepción, la temporalidad tan sólo en aquellos casos específicos que en él se enumeran (S.S. del Tribunal Supremo de 10-11-1984 y 22-4-1985, entre otras muchas), y así la contratación temporal precisa el cumplimiento puntual de los requisitos que la normativa que la autoriza exige, siendo necesario, inexcusablemente, que concurra la causa objetiva prevista de forma específica para la validez de cualquiera de las modalidades de contratación temporal causal (S.ª T.S. de 21-5-2002, entre otras), y de no concurrir tales condiciones, la contratación temporal resulta proscrita por nuestro ordenamiento, tanto cuando se emplea de forma directa y manifiestamente contraria a la ley por no basarse en las causas legalmente previstas como cuando se ampara en una de dichas causas sin real y efectiva existencia que justifique la temporalidad del contrato, lo que conduce a equiparar dicha situación con la primera de las descritas, pues tampoco en este caso existe causa de la contratación temporal. En tales casos, la consecuencia prevista por el art. 15.3.º del citado Texto legal es la presunción del carácter indefinido de la relación laboral.

Dentro de los contratos de trabajo temporales se encuentran, entre otros, los contratos para obra o servicio determinado, que requieren que la obra o servicio que constituye su objeto sea de duración incierta, presentando autonomía y sustantividad propias dentro de la actividad normal de la empresa, y además que al ser concertado sea suficientemente identificado su objeto y que en la ejecución del contrato exista concordancia con lo pactado (SS. T.S de 5-12-1996, 20-1-1998, 19-7-1999, 21-9-1999 y 19-3-2002, entre otras).

Con arreglo al artículo 49.1 c) E.T. el contrato de trabajo se extinguirá por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato, pero para la extinción del contrato de trabajo a término, el vencimiento de éste ha de ser denunciado por la parte a quien interese, y ello necesariamente (salvo en el contrato de interinidad, en que se estará a lo pactado) con antelación mínima de 15 días si la duración del contrato ha sido superior a 1 año (si bien dicho plazo puede sustituirse por el pago de los salarios correspondientes y, en caso contrario, en cualquier momento anterior al vencimiento.

En el supuesto ahora enjuiciado, el recurrente aduce, de un modo bastante confuso, que la obra para la que fue contratado el actor, esto es, la realización de las obras del Canal de Pisuerga, se vieron paralizadas por las condiciones climáticas adversas, si bien tal situación meteorológica no fue la causa desencadenante de la decisión extintiva empresarial, sino la mera interrupción en la ejecución de los trabajos. No obstante, tales argumentos no pueden tener favorable acogida; pues en el caso que nos ocupa no ha quedado acreditada la finalización de las tareas para las que fue contratado el actor, única causa esgrimible por el empresario como legítimo motivo de resolución del vínculo laboral, y ello atendiendo al objeto y tiempo de duración del contrato convenidos en el documento suscrito con el Sr. Fulgencio (folio 19).

Así, recayendo sobre el empresario la carga de acreditar la realidad de la causa de despido por él aducida (en virtud de lo prevenido en el artículo 217 de la LEC), resulta que lo único que ha quedado probado es que las obras de reparación del canal de Pisuerga en que estaba empleado Don Fulgencio quedaron suspendidas entre el día17 de diciembre de 2009 y el día 27 de enero de 2010 debido a las mala situación meteorológica presente en la zona. Sin embargo, no consta que a posteriori las mismas no fueran reanudadas o, por el contrario finiquitadas, lo que sólo puede conducir a la desestimación del recurso examinado.

Vistos los preceptos legales citados, sus concordantes y demás disposiciones de general y pertinente aplicación

EN NOMBRE DEL REY


FALLAMOS


 
Que debemos DESESTIMAR Y DESESTIMAMOS el Recurso de Suplicación interpuesto por la Letrada Doña Ana María Martín Vela, en nombre y representación de la mercantil OBRAS MENDOZA FIZ S.L. contra la Sentencia de fecha 26 de mayo de 2010, dictada por el Juzgado de lo Social número 1 de los de Palencia; en el procedimiento número 155/2010, seguido en virtud de demanda formulada por Don Fulgencio contra la citada recurrente, sobre despido; CONFIRMANDO el fallo de la Sentencia de instancia; condenando asimismo a la recurrente al pago de las costas causadas, en las que incluimos en concepto de honorarios del Letrado del actor que lo impugna la cantidad de 300 euros.

Notifíquese la presente a las partes y a la Fiscalía de este Tribunal Superior de Justicia en su sede de esta capital. Para su unión al rollo de su razón, líbrese la correspondiente certificación, incorporándose su original al libro de Sentencias.

SE ADVIERTE QUE:

Contra la presente sentencia cabe recurso de Casación para Unificación de Doctrina, que podrá prepararse dentro de los diez días siguientes al de su notificación, mediante escrito firmado por Abogado y dirigido a esta Sala, con expresión sucinta de la concurrencia de requisitos exigidos, previstos en los números 2 y 3 del articulo 219 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Todo el que intente interponer dicho recurso sin tener la condición de trabajador o causahabiente suyo, o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social consignará como depósito la cantidad de 300,00 euros en la cuenta núm. 4636 0000 66 1514/2010 abierta a nombre de la Sección 1.ª de la Sala de lo Social de este Tribunal, en la oficina principal en Valladolid del Banco Español de Crédito (BANESTO), acreditando el ingreso.

Asimismo deberá consignar separadamente en la referida cuenta la cantidad objeto de condena, debiendo acreditar dicha consignación en el mismo plazo concedido para preparar el Recurso de Casación para Unificación de Doctrina.

Si el recurrente fuera la entidad gestora, y ésta haya sido condenada al pago de prestaciones, deberá acreditar al tiempo de preparar el citado Recurso, que ha dado cumplimiento a lo previsto en el art. 219.3 en relación con el 192.4 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Firme que sea esta sentencia, devuélvanse los autos, junto con la certificación de la misma, al Juzgado de procedencia para su ejecución.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Publicación.-En la misma fecha fue leída y publicada la anterior Sentencia por la Iltma. Sra. Magistrada Ponente que la dictó, celebrando Audiencia Pública en esta Sala de lo Social. Doy fe.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación