Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia T.S. 600/1997, (Sala 1) de 3 de julio


 RESUMEN:

Compraventa: Acción contradictoria de dominio. Un supuesto mandato posterior, no doblega la eficacia de la precedente. Mandato: Inexistencia por no acreditarse por los hipotéticos mandantes la realidad del mismo.

En la Villa de Madrid, a tres de Julio de mil novecientos noventa y siete.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados, el recurso de Casación contra la Sentencia dictada en grado de Apelación por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Asturias, como consecuencia de autos de Juicio de Menor Cuantía, núm. 199/92, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 7 de los de Oviedo, sobre acción contradictoria del dominio; cuyo recurso fue interpuesto por DON Jose Ignacio Y DON Gerardo, representados por el Procurador de los Tribunales don Eduardo Codes Feijoo; siendo parte recurrida DON Alfredo, representado por el Procurador de los Tribunales don Melquiades Alvarez Buylla.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-Ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 7 de los de Oviedo, fueron vistos los autos, juicio de Menor Cuantía, promovidos a instancia de DON Gerardo y DON Jose Ignacio, actuando en su propio nombre y derecho y en beneficio de la Comunidad Hereditaria de que forman parte juntamente con sus hermanos doña Melisa, doña Rosa, doña María Antonieta y herederos de la fallecida doña Ángeles; contra Don Alfredo, sobre acción contradictoria del dominio.

Por la parte actora se formuló demanda arreglada a las prescripciones legales, en la cual solicitaba, previa alegación de los hechos y fundamentos de derecho, que se dictara sentencia por la que, 1.º- Se declare y reconozcan la plena validez a todos los efectos legales del documento manuscrito en su totalidad por doña Ángeles en estado de soltera en fecha 14 de agosto de 1976 señalado con el Núm. 3 de los acompañados a esta demanda y, en consecuencia la nulidad de la escritura Doc. Núm. 1 a que se refiere el hecho primero en cuanto expresa la supuesta adquisición por doña Ángeles del Pleno dominio de la totalidad de la finca urbano piso-vivienda en C/ DIRECCION000 núm. NUM000. de Oviedo allí descrita sin perjuicio de reconocer su validez en cuanto a la adquisición de una tercera parte indivisa de dicha finca; declarando y reconociendo a todos los efectos legales incluso de inscripción en el Registro de la Propiedad de Oviedo, que el pleno dominio de las restantes dos terceras partes de tan repetida finca pertenecen: una al actor don Gerardo y la otra a doña Blanca y hoy, por razón de su fallecimiento a su herencia o comunidad hereditaria en cuyo beneficio actúan los demandantes, integrada además de por los actores por doña Melisa, doña Rosa, doña María Antonieta y doña Ángeles (y a su vez por fallecimiento de ésta, su heredero el propio demandado); condenando al demandado a estar y pasar por tal pronunciamiento con todo lo que es consecuencia según derecho y a cesar en la detentación posesoria de la finca en cuanto a las citadas dos terceras partes, reponiendo en la posesión de las mismas a los actores y comunidad en cuyo beneficio actúan. 2.º- Subsidiariamente con expresa reserva de apelación para este supuesto, se declare la plena validez de tan citado documento manuscrito por doña Ángeles con fecha 14 de agosto de 1976, como testamento ológrafo de la misma por reunir todos los requisitos legales, así como de los legados que mediante el mismo se disponen de una tercera parte indivisa de la finca litigiosa a favor de doña Blanca y de otra tercera parte indivisa a favor de don Gerardo, sin perjuicio de la sucesión legitima o intestada en cuanto al resto de los bienes de doña Ángeles; y que procede la protocolización de tal testamento ológrafo, declarando finalmente que, previa tal protocolización asiste al actor don Gerardo el derecho a exigir el heredero abinstato, el demandado don Alfredo, la entrega y posesión de lo que le fue legado. 3.º- Se declare la nulidad y se disponga la cancelación por su inadecuación falta de correspondencia y contradicción con la realidad jurídica extrarregistral, de las siguientes inscripciones: A) De la originada por la escritura de compraventa de 23 de agosto de 1967, ante el Notario de Belmonte don José Querol Andrés, como sustituto y para el Protocolo de su compañero de Oviedo, don Enrique de Linares López Doriga, núm. 2299 de protocolo respecto de la finca descrita por detalle en el hecho primero de la demanda; inscripción practicada al tomo NUM001 General, libro NUM002 de Oviedo, Folio NUM003, Finca núm. NUM004 inscripción NUM005 de fecha 2 de noviembre de 1967 por entonces único Registro de la Propiedad de Oviedo. B) De la obrante respecto de la misma finca a favor de don Alfredo al Tomo NUM006, libro NUM007 Folio NUM008, finca núm. NUM009 del Registro de la Propiedad de Oviedo, núm. NUM010, Oviedo, Sec. NUM011 de fecha 21 de noviembre de 1991. C) De cualquier otra que proceda o tenga causa u origen en las anteriormente citadas. 4.º- Se impongan, en todo caso las costas al demandado.

Admitida a trámite la demanda la representación procesal del demandado contestó a la demanda, oponiendo a la misma los hechos y fundamentos de derecho que tuvo por conveniente para terminar suplicando sentencia desestimatoria de la demanda con expresa imposición de las costas a la parte actora.

Por el Juzgado se dictó sentencia con fecha 15 de julio de 1992, cuya parte dispositiva es como sigue: "Que desestimando la demanda promovida por don Gerardo y don Jose Ignacio, actuando en su propio nombre y derecho y en beneficio de la comunidad Hereditaria de que forma parte juntamente con sus hermanos doña Melisa, doña Rosa, doña María Antonieta y herederos de la fallecida doña Ángeles, contra don Alfredo, debo absolver y absuelvo de la misma al mencionado demandado; con expresa imposición de las costas a la parte actora".

Segundo.-Contra dicha sentencia se interpuso recurso de Apelación, que fue admitido, y sustanciada la alzada la Audiencia Provincial de Oviedo, Sección Primera, dictó sentencia con fecha 2 de junio de 1993, cuyo fallo es como sigue: "Con desestimación del recurso interpuesto contra la Sentencia dictada en procedimiento declarativo de menor cuantía núm. 199)92, del Juzgado de Primera Instancia núm. siete de Oviedo, debemos confirmarla, como así hacemos, en sus propios términos, con expresa imposición de las costas del mismo a la parte apelante".

Tercero.-El Procurador de los Tribunales, don Eduardo Codes Feijoo, en nombre y representación de DON Jose Ignacio Y DON Gerardo, formalizó recurso de Casación que funda en los siguientes motivos: PRIMERO: "Al amparo del número 3.º del Art. 1692 de la L.E.C., por quebrantamiento de las formas esenciales del juicio por infracción de las normas reguladoras de la Sentencia. Especial examen del Art. 359 de la L.E.C. que se cita como infringido en ambos fallos".- SEGUNDO: "Al amparo del mismo núm. 3.º del Art. 1692 L.E.C., por quebrantamiento de las formas esenciales del juicio por infracción de las normas que rigen los actos procesales, con producción de indefensión para esta parte".- TERCERO: "Al amparo del núm. 3.º del Art. 1692 L.E.C., por quebrantamiento de las formas esenciales del juicio por infracción de las normas reguladoras de la sentencia".- CUARTO: "Al amparo del núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C. Infracción de normas del ordenamiento jurídico o la jurisprudencia que fueren aplicables para resolver las cuestiones objeto de debate".- QUINTO: "Al amparo del núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C.. Infracción de las normas del ordenamiento jurídico o de la jurisprudencia que fueren aplicables para resolver las cuestiones objeto de debate".- SEXTO: "Al amparo del mismo núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C., acusamos en la sentencia recurrida error de derecho en la valoración de la prueba documental, por infracción de los Arts. 1.225 y 1.2230 del C.c. en cuanto la Sentencia desconoce, no aplicándolos, el valor que como documento público tiene el privado reconocido legalmente, entre los que lo hubieran suscrito y sus causahabientes, siéndolo, como lo es en el presente caso, el demandado don Alfredo como único heredero y 'alter ego' de la firmante del documento, su esposa doña Ángeles ".- SÉPTIMO: "Al amparo del mismo núm. 4.º del repetido Art. 1692 L.E.C. Se acusa en este motivo la infracción, por falta de aplicación, de los Arts. 1.255,, 1.258 y 1.278 del C.c., en cuanto la Sentencia recurrida no declara la existencia y validez del contrato de 14 de agosto de 1976 que, como después se verá, constituye la entrega y cumplimiento por la doña Ángeles de cuanto, aunque en su propio nombre, adquirió para su madre doña Blanca y para su hermano don Gerardo (1/3 de la vivienda para cada uno) y el cumplimiento -decimos- de las obligaciones asumidas o resultantes de su relación jurídica de mandataria sin representación...".- OCTAVO: "Al amparo también del núm. 4.º del art. 1692 L.E.C. Se denuncia la infracción, por inaplicación, de los Arts. 1.231 y 1.232 del C.c., establecedor el primero de la posibilidad de la confesión extrajudicial y el segundo de que la confesión, en general y por consecuencia también la extrajudicial, hace prueba contra su autor...".- NOVENO: "Al amparo de tan repetido núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C.. Se acusa la infracción, por inaplicación, de los Arts. 1709, 1710, 1717 y 1720 del C.c., por cuanto la Sentencia combatida niega la existencia de un contrato de mandato no representativo entre doña Blanca y don Gerardo como mandantes y doña Ángeles como mandataria sin representación...".- DÉCIMO: "Al amparo también del núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C.. Se acusa la infracción por la Sentencia combatida, y por inaplicación, del Art. 348 el Código Civil, en cuanto el citado artículo comprende según reiteradísima Jurisprudencia, tanto la acción reivindicatoria como la acción declarativa de dominio, ambas ejercitadas en la demanda de esta parte...".- UNDÉCIMO: "Al amparo del núm. 4.º del repetido Art. 1692 L.E.C.. Se denuncia la infracción, por inaplicación del art. 688 del C.c., que establece los requisitos de validez del testamento ológrafo, cuya condición o calificación postuló subsidiariamente esta parte en su demanda...".- DUODÉCIMO: "Al amparo del núm. 4.º del Art. 1692 L.E.C.. Se denuncia la infracción, por inaplicación, del Art. 1.277, en relación con los 1.274 y 1.261 del C.c., establecedor el primero de la presunción legal de existencia de la causa en los contratos aunque en ellos no se exprese la misma, y que es lícita mientras el deudor no pruebe lo contrario".

Cuarto.-Admitido el recurso y evacuando el traslado conferido para impugnación, el Procurador de los Tribunales, don Melquiades Alvarez Buylla, en nombre y representación de don Alfredo, impugnó el mismo.

Quinto.-No habiéndose solicitado por todas las partes personadas la celebración de Vista Pública, se señaló para VOTACIÓN Y FALLO EL DÍA 17 DE JUNIO DE 1997, en que ha tenido lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. LUIS MARTÍNEZ-CALCERRADA Y GÓMEZ


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
Primero.-Se resuelve en Sentencia de 15 de julio de 1992 del Juzgado de Primera Instancia núm. 7 de Oviedo, la demanda interpuesta por los actores contra el codemandado en sentido desestimatorio, básicamente, por cuanto la escritura de 22 de agosto de 1967 de compraventa del inmueble litigioso, es plenamente eficaz, sin que prevalezca el contenido del documento privado de 14 de agosto de 1976 -F.J. 3.º-, decisión asimismo confirmada por la Sentencia de la Audiencia Provincial de Oviedo, Sección Primera, de 2 de junio de 1993, desestimatoria del recurso interpuesto por la actora, con base a que incluso admitiendo que el documento en cuestión -de 14-8-1976-, es auténtico y personal de doña Ángeles y, cuyo tenor literal es: " '...Que aunque en la escritura núm.... puso mi nombre como propietaria de dicha vivienda, pudo también figurar el de mi madre doña Blanca y el de mi hermano Gerardo, ya que en la compra de dicha vivienda contribuimos todos a partes iguales', y a continuación: 'Por consiguiente, la citada vivienda debe de ser considerada como propiedad de los tres para todos los efectos que puedan presentarse'...", son razones para dicha decisión: Ninguna intervención se hace de que doña Ángeles intervino como mandataria de su madre y hermano, en la escritura de 22 de agosto de 1977; no acreditó la parte actora que la compra fue en realidad a nombre de los tres, ni tampoco la cuantía de los desembolsos, e incluso el vendedor don Luis María -al folio 263-, desconoce esa representación a nombre de otras personas; que tampoco se produjo el acto traslativo posterior de la compradora y que "...del examen conjunto de la prueba esta Sala debe concluir la inexistencia de prueba sobre un contrato de mandato entre doña Ángeles por un lado y doña Blanca y don Gerardo por el otro, lo que imposibilita de todo punto la aplicación del artículo como el 1717 C.c., en cuya interpretación puso especial énfasis la parte apelante en la alzada", por lo que procede desestimar el recurso, frente al que se interpone por la demandante el presente de Casación, con base a los 12 MOTIVOS que a continuación se examinan.

Segundo.-La Sala, antes de compulsar los citados motivos, anticipa que en razón al "petitum" de la acción ("1.º- Se declare y reconozcan la plena validez a todos los efectos legales del documento manuscrito en su totalidad por doña Ángeles en estado de soltera en fecha 14 de agosto de 1976 señalado con el Núm. 3 de los acompañados a esta demanda y, en consecuencia la nulidad de la escritura Doc. Núm. 1 a que se refiere el hecho primero en cuanto expresa la supuesta adquisición por doña Ángeles del Pleno dominio de la totalidad de la finca urbana piso-vivienda en C/ DIRECCION000 núm. NUM000 dcha. de Oviedo allí descrita sin perjuicio de reconocer su validez en cuanto a la adquisición de una tercera parte indivisa de dicha finca; declarando y reconociendo a todos los efectos legales incluso de inscripción en el Registro de la Propiedad de Oviedo, que el pleno dominio de las restantes dos terceras partes de tan repetida finca pertenecen: una al actor don Gerardo y la otra a doña Blanca y hoy, por razón de su fallecimiento a su herencia o comunidad hereditaria en cuyo beneficio actúan los demandantes, integrada además de por los actores por doña Melisa, doña Rosa, doña María Antonieta y doña Ángeles (y a su vez por fallecimiento de ésta, su heredero el propio demandado); condenando al demandado a estar y pasar por tal pronunciamiento con todo lo que es consecuencia según derecho y a Jose Ignacio en la detentación posesoria de la finca en cuanto a las citadas dos terceras partes, reponiendo en la posesión de las mismas a los actores y comunidad en cuyo beneficio actúan. 2.º- Subsidiariamente con expresa reserva de apelación para este supuesto, se declare la plena validez de tan citado documento manuscrito por doña Ángeles con fecha 14 de agosto de 1976, como testamento ológrafo de la misma por reunir todos los requisitos legales, así como de los legados que mediante el mismo se disponen de una tercera parte indivisa de la finca litigiosa a favor de doña Blanca y de otra tercera parte indivisa a favor de don Gerardo, sin perjuicio de la sucesión legitima o intestada en cuanto al resto de los bienes de doña Ángeles; y que procede la protocolización de tal testamento ológrafo, declarando finalmente que, previa tal protocolización asiste al actor don Gerardo el derecho a exigir el heredero abinstato, el demandado don Alfredo, la entrega y posesión de lo que le fue legado. 3.º- Se declare la nulidad y se disponga la cancelación por su inadecuación falta de correspondencia y contradicción con la realidad jurídica extrarregistral, de las siguientes inscripciones: A) De la originada por la escritura de compraventa de 23 de agosto de 1967, ante el Notario de Belmonte don José Querol Andrés, como sustituto y para el Protocolo de su compañero de Oviedo, don Enrique de Linares López Doriga, núm. 2299 de protocolo respecto de la finca descrita por detalle en el hecho primero de la demanda; inscripción practicada al tomo NUM001 General, libro NUM002 de Oviedo, Folio NUM003, Finca núm. NUM004 inscripción NUM005 de fecha 2 de noviembre de 1967 por entonces único Registro de la Propiedad de Oviedo. B) De la obrante respecto de la misma finca a favor de don Alfredo al Tomo NUM006, libro NUM007 Folio NUM008, finca núm. NUM009 del Registro de la Propiedad de Oviedo, núm. NUM010, Oviedo, Sec. 3.ª de fecha 21 de noviembre de 1991. C) De cualquier otra que proceda o tenga causa u origen en las anteriormente citadas. 4.º- Se impongan, en todo caso las costas al demandado") sería procedente la inadmisión del recurso en virtud de la concreción de su cuantía, pues si se postula entre otros y como efecto de la previa validez del documento manuscrito de 14-6-1976, la nulidad de la escritura de compraventa de fecha 23-8-1967, sobre el piso, predio once, planta NUM010 o piso NUM010 derecha, C/ DIRECCION000 núm. NUM000 de Oviedo, al reclamarse las dos terceras partes del mismo por parte de los actores, hoy recurrentes, por cuando según consta en aquella escritura pública -al f. 20 vto.-, el precio de su adquisición o compra fue el de pesetas 300.000.-, cuantía, pues, que ha de mantenerse habida cuenta lo dispuesto en el Art. 489-7.º de la L.E.C., a tenor de lo dispuesto en el Art. 1687-1.º c) sobre el límite de los seis millones que se precisan para acceder a la Casación Civil, la acción entablada no puede habilitar este recurso; no obstante, en mérito a la antigüedad de los documentos constitutivos de la controversia, sobre todo, la referida escritura de compraventa de 23-8-1967, y en aras de una justicia satisfactiva, se examinan citados motivos.

Tercero.-En el PRIMER MOTIVO, se denuncia ex Art. 1692.3 L.E.C., la infracción del Art. 359 de la L.E.C., pues la petición principal sobre la validez del documento de 14 de agosto de 1976, a pesar de reconocerse su existencia por la Sentencia, no se recogió en su parte dispositiva; en el TERCERO, con igual cobertura se denuncia la misma incongruencia por razones semejantes: Ambos se rechazan porque, además de que la Sentencia es desestimatoria y no puede incurrir en ese desvío, tampoco procede esta apreciación del documento ya que al integrar la raíz de la "ratio petendi", se desestiman también los efectos suplicados derivados del mismo; En el SEGUNDO MOTIVO, se denuncia por idéntica vía el quebrantamiento formal, pues, en el F.J. 5.º se afirma que no se planteó en debida forma la relación jurídico procesal, materia que no fue opuesta por el demandado: se refuta el alegato, porque ese argumento lo emplea la Sala para reforzar su convicción, sin que sea sustrato integrador de la misma; En el CUARTO, por el Art. 1692-4.º se aduce la infracción del Art. 1214 C.c., porque la Sala atribuye la carga de la prueba a la recurrente para acreditar las motivaciones personales de la escritura de 23-8-1967, y la realidad de los desembolsos; lo que tampoco prospera, porque, siendo ambas circunstancias significativas para entender la verdad del contenido del posterior documento de 14-8-1976, es claro, que a la recurrente incumbía esa probanza, ya que, de lo contrario, no es posible, en perjuicio de tercero, derivar una eficacia en base a simples manifestaciones de persona, por lo demás, ya fallecida; En el QUINTO, se denuncia la infracción del Art. 1281 C.c., en cuanto a la interpretación y se reitera la contradicción de la sentencia al no declarar la eficacia de susodicho documento, que también se rechaza por los argumentos reseñados; en el SEXTO, se denuncia la infracción de los Arts. 1225 y 1230 del C.c.; en el SÉPTIMO, la de los Arts. 1255, 1258 y 1278 C.c., y en el OCTAVO, la inaplicación del 1231 y 1232 C.c., y sobre la prueba de confesión, en todos se insiste en la eficacia del documento base, el privado citado en relación con el contenido de la escritura de compraventa de 23-8-1967, que remiten a la anterior repulsa, y en especial, al juicio descalificador del susodicho privado, que hace la Sala y que, impide la alteración del público precedente, criterio, además, que se ratifica en la subsiguiente compulsa del resto de los Motivos; en el NOVENO, se denuncia la normativa de los Arts. 1709 y concordantes del C.c., sobre el mandato no representativo existente entre los interesados, y se censura que la Sala no lo califique de tal; Fracasa el Motivo, ya que, sin perjuicio de que en sede calificadora debe prevalecer lo así expuesto por el Tribunal "a quo", es claro, que ese supuesto mandato fue inexistente por no acreditarse por los hipotéticos mandantes la realidad del mismo, según se expone en la transcrita conclusión del F.J. 3.º de la recurrida y, es sabido, que sobre la existencia de un contrato se ha dicho, entre otras, en Sentencia de 18-7-96: "La existencia o inexistencia de un contrato y la concurrencia o no de los requisitos esenciales del mismo, así como la existencia de vicios del consentimiento, es cuestión de mero hecho y como tal su constatación es facultad privativa de los tribunales de instancia, cuya apreciación obtenida a través de la valoración de la prueba practicada ha de ser mantenida en casación en tanto la misma no sea desvirtuada por el cauce procesal adecuado, denunciando la existencia de error de derecho con invocación de la norma valorativa de la prueba que pueda considerarse infringida..."; en el DÉCIMO, se denuncia la infracción del Art. 348 C.c., al haberse acreditado la propiedad reclamada por los actores, lo que no es sino incurrir en "premisa de la cuestión" por lo que ha de condenarse; en el UNDÉCIMO, se denuncia la inaplicación del Art. 688 C.c., sobre el testamento ológrafo, con argumento tan endeble que basta con reproducir que, en la apelación no se mantuvo esa pretensión, según se expone en el F.J. 2.º, y que, por lo demás, ese postulado vulnera la normativa más elemental para constatar tal especie testamentaria y, pugna con la ausencia total de la taxativa voluntad "mortis causa" de la que se quiere calificar de testadora; En el DUODÉCIMO, se denuncia la infracción de los Arts. 1277, 1274 y 1261 C.c., sobre la existencia de la causa de los contratos, cuya presunción de existencia ha de prevalecer en torno al documento repetido de 14-8-1976, el Motivo también fracasa, ya que descartada su esencia representativa, quedaría en todo caso, como una especie de acto gratuito de la suscribiente a favor de los actores, y, entonces, también se doblegaría su eficacia por, entre otras, la vulneración del Art. 633 C.c.. Por todo ello, procede desestimar el Recurso, con los efectos derivados.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español


FALLAMOS


 
QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS NO HABER LUGAR AL RECURSO DE CASACIÓN interpuesto por la representación legal de DON Jose Ignacio Y DON Gerardo, contra la Sentencia pronunciada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Oviedo, en fecha 2 de junio de 1993. Condenamos a dicha parte recurrente al pago de las costas ocasionadas en este recurso y pérdida del depósito constituido al que se dará el destino legal. Y a su tiempo comuníquese esta resolución a la citada Audiencia con devolución a la misma de los Autos y Rollo de Sala en su día remitidos.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.- LUIS MARTÍNEZ-CALCERRADA Y GÓMEZ.- ANTONIO GULLÓN BALLESTEROS.- EDUARDO FERNÁNDEZ-CID DE TEMES.- RUBRICADO.-

Publicación.-Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Luis Martínez-Calcerrada y Gómez, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación