Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Jurisprudencia
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

Sentencia A.P. Gerona 410/2004, de 20 de diciembre


 RESUMEN:

Protección de menores: Malos tratos y falta de una correcta y suficiente atención a la hija menor. Toxicomanía en que está inmersa la madre y conflictividad de la pareja. Se sigue sin ofrecer la garantía de que la vuelta de sus hijos bajo su guarda conlleve el que se les ofrezca una situación de estabilidad y normalidad en su cuidado diario.

SECCION SEGUNDA

Rollo de apelación civil: n.º 458/2004

Proviene: JUZGADO INSTRUCCIÓN 2 GIRONA (ANT.CI-2)

Procedimiento: n.º 96/2001

Clase: oposición medidas en protección de menores(art.780

SENTENCIA 410/2004.

Ilmos. Sres:

PRESIDENTE

D. JOSE ISIDRO REY HUIDOBRO

MAGISTRADOS

D. JOAQUIM FERNANDEZ FONT

D. JAUME MASFARRE COLL

Girona, a veinte de diciembre de dos mil cuatro.

En esta segunda instancia ha comparecido como parte apelante Doña Luisa, representado/a por el/la Procurador/a Dña CARME RAMIÓ COSTA defendido/a por el/la Letrado/a Dña. ARIADNA FERRER PUMAROLA.

Ha sido parte apelada SECCIÓ D'ATENCIÓ A LA INFÀNCIA DE LA GENERALITAT CATALUNYA y defendido/a por el/la Letrado/a LLETRAT DE LA GENERALITAT; Y interviniendo el MINISTERIO FISCAL.


ANTECEDENTES DE HECHO


 
Primero.-El presente proceso se inició mediante la demanda presentada en nombre de Doña Luisa, Don Agustín contra SECCIO D'ATENCIO A LA INFÀNCIA DE LA GENERALITAT CATALUNYA.

Segundo.-La sentencia que puso fin a la primera instancia dice en su parte dispositiva: "Que debo desestimar y desestimo la demanda interpuesta por la procuradora Sra. Ramió Costa, en nombre y representación de Doña Luisa, de oposición contra las resoluciones de la Secció d'Atenció a la Infància, del Departament de Justicia de la Generalitat de Catalunya, de fecha 29 de febrero de 2000, sobre la menor Alicia, y de fecha 5 de junio de 2000 y 5 de junio de 2001, sobre el menor Manuel. Que debo desestimar y desestimo la demanda interpuesta por la Procuradora Sra. Boadas Villoria, en nombre y represetación de D. Agustín, de oposición contra las resoluciones de la secció d'Atenció a la Infància, del Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya, de fecha 18 de febrero de 2000, 5 de junio de 2000 y 5 de junio de 2001, sobre el menor Manuel. No ha lugar a hacer pronunciamiento en materia de costas."

Tercero.-En aplicación de las normas de reparto vigentes en esta Audiencia Provincial, aprobadas por la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, ha correspondido el conocimiento del presente recurso a la Sección Segunda de aquélla.

Cuarto.-En su tramitación se han observado las normas procesales aplicables a esta clase de recurso, habiendo efectuado las partes las alegaciones que pueden verse en los respectivos escritos presentados en esta segunda instancia, a los que se responde en los siguientes fundamentos jurídicos. Se señaló para la deliberación y votación del recurso el día 13- 12-2004.

Quinto.-Conforme a lo establecido en las indicadas normas de reparto, se designó ponente de este recurso al Ilmo. Sr. JAUME MASFARRE COLL, quien expresa en esta sentencia el criterio unánime de la Sala.


FUNDAMENTOS DE DERECHO


 
PRIMERO.- Si bien los padres de los menores Alicia e Izan impugnaron, por separado, las distintas resoluciones administrativas que se reseñan tanto en sus respectivas demandas como en la sentencia que ahora se recurrre, es lo cierto que en la práctica han venido a discutir aquí no sólo la idoneidad de la adopción de tales medidas, sino la pertinencia de su mantenimiento, atendida la evolución de sus respectivas situaciones personales, que no pueden ser ignoradas a la vista de los hechos que, excepcionalmente, pueden ser objeto de debate en procesos como el que nos ocupa, en atención a lo dispuesto en el art. 752.1 LEC.

La problemática que nos ocupa se inicia ya en el año 1998, con la intervención de la Administración en relación a la menor Alicia a los pocos meses de haber nacido (por denuncia de posibles maltratos y falta de una correcta y suficiente atención de la pequeña), y comprenderá a Izan desde su nacimiento en el año 2000, atendida, entre otros aspectos, la situación de toxicomanía en que estaba inmersa su madre. Nos encontramos ante una situación que ha propiciado una intervención larga y compleja por parte de los órganos administrativos encargados de velar por la correcta atención de los menores, y el desarrollo de su personalidad. Una intervención que, debe apuntarse de entrada, ha dado pie a una evolución positiva en la actitud de los padres biológicos en orden a superar los distintos problemas que han condicionado el que se vean privados de la guarda de sus hijos pero que, de igual modo, y según se razonará, no se estima suficiente a fecha de hoy en orden a garantizar que, de reintegrarles en la misma, ello no derive en perjuicio para el correcto desarrollo de la personalidad y aspecto emocional de los menores. En efecto, según se desprende del amplio expediente unido a las actuaciones, así como del detalle que se recoge en la sentencia de instancia, la situación de pareja ha sido (y es) tan cambiante y conflictiva que la relación con sus hijos se ha tenido que ir adaptando a esa problemática de pareja, que ha primado sobre la necesaria estabilidad de los menores. Alicia vivió un tiempo en Alicante en casa de una tía (el padre no podía asumir su cuidado atendido su horario laboral como camionero) a quien se le concedió una primera guarda a la que el Sr. Agustín puso fin de forma abrupta, siendo declarado su posterior desamparo ante una situación de violencia de la pareja presenciada por la menor. El seguimiento tuvo que hacerse temporalmente en Castelldefels al haberse trasladado la madre al domicilio de sus padres en situaciones de conflicto de pareja. La impugnación de las resoluciones administrativas se efectúan por separado (la del padre en relación a su hija Alicia fue resuelta en Auto de fecha 10/6/02 que obra testimoniado a las actuaciones rechazando la solicitud paterna - folio 2034 de autos -), si bien al celebrarse en la instancia (Septiembre 2003) el acto de la vista la Sra. Luisa declara que ha vuelto a convivir, desde hace dos semanas, con el Sr. Agustín. Una convivencia que es posterior a una reciente denuncia por agresiones que tiene lugar en Julio del año 2003, y que lleva al Sr. Agustín a declarar por escrito ante la Administración que " quiero a mis hijos conmigo ya que Luisa continúa bebiendo y fumando chocolate y su nuevo compañero no desearía que se acerque a mis hijos". Una convivencia que es igualmente anterior a un nuevo episodio de violencia que da pie a una orden de protección acordada por Auto de fecha 31/1/2004 (folio 2068) en el que se dispone que "se prohibe a D. Agustín aproximarse al domicilio de D.ª Luisa o a cualquier otro sitio donde la misma se encuentre". Una situación, en definitiva, de falta de claridad y madurez en los miembros de la pareja, cuyas reconciliaciones y rupturas no constituyen, precisamente, la base sobre la que apuntalar esa estabilidad y tranquilidad que los especialistas (así la pedagoga social Sra. Eugenia y la psicóloga Sra. Natalia) apuntan como absolutamente necesaria para Alicia e Izan. Una falta de claridad y madurez que se desprende del hecho que, impugnando por separado las resoluciones administrativas de desamparo y entrega en acogida de los menores, tiene lugar una reconciliación provisional (entre dos episodios de violencia que dan lugar a denuncias penales) que lleva al Sr. Agustín a declarar que ve a la Sra. Luisa con capacidad para cuidarse de sus hijos (lo que negaba pocos meses antes) y que, por ello, aceptaría que ella asumiese su guarda y custodia, concediéndole a él un régimen de visitas, cuando nuevamente hoy, al recurrir la sentencia de instancia, aboga por que se le conceda a él la guarda de su hijo Izan.

Todos los informes periciales que se han practicado han reconocido la conflictividad de pareja y, en mayor o menor medida, la necesidad tanto del padre como de la madre de contar, si se les llegase a reintegrar en la guarda de sus hijos, con el apoyo de un familiar o tercera persona que colaborase con ellos (en tal sentido se expresaron, incluso, la psicóloga Juan Ramón y el psiquiatra Santiago), apuntando este último que debe estarse a una progresión que permita evaluar la idoneidad de esa reincorporación de los menores al cuidado del padre o la madre. La posición del Sr. Agustín solicitando la guarda y custodia de su hijo Izan para sí al inicio del proceso y en este recurso, denunciando durante la tramitación del proceso la incapacidad de la Sra. Luisa para asumir esa guarda, y admitiendo que se le conceda a ella en el acto de la vista dada una reconciliación que nuevamente se ha demostrado provisional y conflictiva, no resulta sostenible, cuando menos si queremos primar el interés del menor sobre cualquier otro, permitiendo que disfrute de una estabilidad y tranquilidad de que ahora goza y que difícilmente pueden ofrecer los progenitores a la vista de la cambiante y difícil relación entre ellos. Por otra parte, sigue siendo una incógnita si el Sr. Agustín reside o no en la masía que, a instancias de los órganos administrativos, debía dejar de ocupar como domicilio habitual en beneficio de sus hijos, pues aun contando con un piso alquilado en Amer solicita que se le remita allí todo el correo, e incluso facilita dicha vivienda como domicilio propio (así en su comparecencia de Julio 2003 ante la administración).Por su parte la Sra. Luisa no puede garantizar, por lo dicho, que se ocupará de sus hijos con la ayuda de sus padres sin que se den nuevos intentos de reconciliación que acaben en episodios de violencia. Por otra parte, cabe cuestionar cuál es la verdadera predisposición y alcance de tal ayuda una vez comprobado que nunca los abuelos maternos interesaron ante la administración hacerse cargo de sus nietos (recuérdese que la hija Alicia llegó a estar cuidada durante un tiempo por una tía suya en localidad alejada de su inicial domicilio y que la tutela de Izan por la Generalitat se asumió al poco de nacer aquél).

En definitiva, se comparte el criterio defendido por el juzgador de instancia y por la Secció d'Atenció a la Infancia de la Generalitat en orden a sentar que, pese a una mejora en la actitud y situación de ambos padres, éstos siguen sin ofrecer la garantía de que la vuelta de sus hijos bajo su guarda conlleve el que se les ofrezca una situación de estabilidad y normalidad en su cuidado diario, así como en el posible régimen de visitas que pudiera establecerse a favor del progenitor no custodio, que requeriría de una mínima predisposición de ambos padres para que se llevara a efecto sin problemas.

SEGUNDO.- Afectando el objeto de este procedimiento a intereses de hijos menores de edad, no se estima pertinente la imposición de costas procesales.

Vistos los artículos citados, art. 164 y concordantes Codi de Familia, Llei 37/91, de 30 de Desembre, sobre mesures de protecció dels menors desamparats i de l'adopció y demás de pertinente aplicación,


FALLAMOS


 
QUE DESESTIMANDO el recurso de apelación formulado por el Procurador Doña CARME RAMIO COSTA en nombre y representación de Doña Luisa y DESESTIMANDO el recurso de apelación formulado por el Procurador Doña ROSA BOADAS VILLORIA en nombre y representación de D. Agustín contra la sentencia de fecha 26-02-2004 la confirmamos íntegramente, sin hacer expresa imposición de costas de esta alzada.

De acuerdo con la Disposición Final 16 y la Disposición Transitoria Tercera de la LEC 1/2000, contra esta Sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya) solamente si concurre la causa prevista en el apartado tercero del número 2 del artículo 477. También cabe recurso extraordinario por infracción procesal ante el mismo Tribunal conforme a lo previsto en los artículos 468 y siguientes de la misma norma, siempre que concurra aquel interés casacional exigido por el recurso de casación y se formule de manera conjunta con este; dichos recursos deberán prepararse ante esta Sala en el plazo de cinco días.

Notifíquese esta sentencia a las partes y déjese testimonio de élla en el presente Rollo y en las actuaciones originales, que se devolverán al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción del que proceden.

Así lo ha decidido la Sala, integrada por los Ilmos. Sres. Magistrados ya indicados, quienes, a continuación, firman.


Este documento reproduce el texto oficial distribuido por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ). Lex Nova se limita a enriquecer la información, respetando la integridad y el sentido de los documentos originales.
Compartir por email
Imprimir
 
 
 
Oh happy Ley
Workshop Fiscalidad Madrid
Curso Incibe
III Congreso Compliance
 
Foros de formación