Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Legislación
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 

LEY DE CANTABRIA 2/2014, DE 26 DE NOVIEMBRE, DE ABASTECIMIENTO Y SANEAMIENTO DE AGUAS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANTABRIA (BOC 234 DE 4 DE DICIEMBRE)

BOE 315 de 30 de Diciembre de 2014
 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La Ley Foral 8/2010, de 20 de abril ( LNA 2010, 146 ) , por la que se regula en Navarra la venta directa de productos ligados a la explotación agraria y ganadera recoge en su disposición transitoria que el Gobierno de Navarra procederá a regular reglamentariamente, conforme a la normativa aplicable y en concreto a los Reglamentos europeos 852/2004 (LCEur 2004, 2670 y LCEur 2007, 1353), 853/2004 (LCEur 2004, 2670 y LCEur 2007, 1354) y normas que los desarrollan, los diferentes sistemas de control de riesgos y demás normativa aplicable, en materia de seguridad y calidad agroalimentaria, para la venta directa de productos agrarios ligados a la explotación agraria y ganadera.

Esta ley foral, como establece en su artículo 1, tiene por objeto la regulación, y fomento de la venta directa y de la elaboración y la producción agroalimentaria, ligada a las explotaciones agrarias y ganaderas, teniendo como fines:

a) La mejora de las estructuras agrarias, orientada a obtener rentas agrarias y ganaderas dignas para las personas que ejerzan la agricultura y precios justos para las personas consumidoras.

b) La creación y fomento de explotaciones o empresas agrarias, ganaderas y alimentarias viables y sostenibles.

c) Asegurar la continuidad de las explotaciones del sector primario como instrumento básico del desarrollo económico en el medio rural, manteniendo sistemas más ligados a los recursos locales y como instrumento para la pervivencia del máximo número de personas en la agricultura familiar.

d) Permitir obtener un valor añadido adicional de las explotaciones agrarias y ganaderas que permita la pervivencia de las mismas.

e) Propiciar la generación de empleo, la incorporación de nuevos jóvenes agricultores y la estabilidad del mismo.

f) Posibilitar a nuestros agricultores y ganaderos competir con las mismas condiciones en que ya lo hacen en otras comunidades europeas donde esta regulación lleva años funcionando.

g) Desarrollo de una gama de productos «diferenciados» en cuanto a calidad y salud y aceptación de los mismos, que atienda un mercado valorado y creciente en la sociedad.

h) Potenciar los circuitos cortos y directos de comercialización que permitan un aprovechamiento directo del productor y el comprador, por la disminución de los gastos derivados del proceso de traslado, intermediación y comercialización de dichos alimentos.

Esta ley foral remite en diversos preceptos a un posterior desarrollo reglamentario resultando por tanto, necesario complementar la regulación existente, teniendo en cuenta además la normativa comunitaria y las correspondientes normativas nacionales y forales de aplicación a esta modalidad de comercialización de las producciones de las explotaciones agroalimentarias.

Habiéndose definido ampliamente los fines pretendidos en la citada Ley Foral 8/2010, es evidente que su articulado sienta la obligatoriedad, para todos los operadores afectados, del cumplimiento de todos los requerimientos y requisitos que garanticen la seguridad alimentaria de los consumidores, conforme a la normativa de aplicación.

Es por ello que en el desarrollo de la Ley Foral 8/2010 se ha de tener cuenta, con carácter básico, la aplicación, entre otras, de las siguientes disposiciones:

– Reglamento (CE) número 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002 ( LCEur 2002, 153 ) , por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria. Este reglamento establece entre otras, la responsabilidad principal de los operadores de empresas alimentarias de la seguridad de los alimentos que comercializan y de su trazabilidad en todas las etapas de la cadena alimentaria.

– Reglamento (CE) número 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004 ( LCEur 2004, 2670 y LCEur 2007, 1353) , relativo a la higiene de los productos alimenticios, que, entre otras cuestiones, contiene referencias a la exigencia de que el operador de empresa alimentaria notifique a la autoridad competente apropiada todos los establecimientos que estén bajo su control en los que se realice cualquiera de las operaciones de producción, transformación y distribución de alimentos, de la forma requerida por la autoridad competente, con el fin de proceder a su registro. En el preámbulo del mismo reglamento se señala que se permite que los procedimientos basados en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC) se implementen con flexibilidad, a fin de que puedan aplicarse en todas las situaciones. En este sentido de flexibilidad en la aplicación de los sistemas de autocontrol en las pequeñas empresas alimentarias, el artículo 7.º del reglamento señala que los estados miembros fomentarán la elaboración de guías nacionales de prácticas correctas de higiene y para la aplicación de los principios del sistema APPCC de conformidad con el artículo 8 y se elaborarán guías comunitarias con arreglo al artículo 9. Se alentará la difusión y el uso de guías tanto nacionales como comunitarias. No obstante, los operadores de empresas alimentarias podrán utilizar estas guías con carácter voluntario.

– Reglamento (CE) número 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004 ( LCEur 2004, 2671 y LCEur 2007, 1354) , por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal que, entre otras materias, determina los casos en los que, conforme al reglamento anterior, la autorización es preceptiva, así como los requisitos para el almacenamiento, el transporte y el marcado sanitario de los alimentos de dicho origen.

–Reglamento(UE) número 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011 (LCEur 2011, 1900) sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos (CE) número 1924/2006 ( LCEur 2006, 3649 y LCEur 2007, 43) y (CE) número 1925/2006 (LCEur 2006, 3650) del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE (LCEur 1987, 1368) de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE (LCEur 1990, 1080) del Consejo, la Directiva 1999/10/CE (LCEur 1999, 590) de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE (LCEur 2000, 1093) del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE (LCEur 2002, 1988), y 2008/5/CE (LCEur 2008, 141) de la Comisión, y el Reglamento (CE) número 608/2004 de la Comisión ( LCEur 2004, 1414 ) .

– Ley Foral 10/1990, de 23 de noviembre ( LNA 1990, 278 ) , de Salud, que, en su artículo 13 a), encomienda a las Administraciones Sanitarias de la Comunidad Foral, entre otras actuaciones del ámbito de la salud pública, el control sanitario de los alimentos, industrias, establecimientos e instalaciones que los produzcan y elaboren. Además, esta misma ley foral determina, conforme a la Ley Foral 6/2010, de 6 de abril ( LNA 2010, 129 ) , las condiciones de notificación o, en su caso, autorización sanitaria de funcionamiento de los establecimientos del sector alimentario ubicados en la Comunidad Foral de Navarra.

Además, y en tanto que es normativa que desarrolla la anterior, siendo de aplicación en Navarra en materia de sanidad y seguridad alimentaria, en el desarrollo reglamentario de la Ley Foral 8/2010 habrá de tenerse en cuenta igualmente:

–El Real Decreto 191/2011, de 18 de febrero ( RCL 2011, 403 ) , sobre Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos, en su artículo 2.1, determina las empresas y establecimientos alimentarios sujetos a inscripción mientras que el apartado 2 del mismo artículo determina las exclusiones de la obligación de inscripción, estableciendo, en estos supuestos, la obligación de estar inscritos en los registros autonómicos establecidos al efecto, previa comunicación del operador de la empresa alimentaria a las autoridades competentes. En la aplicación de esta norma en el ámbito de la Comunidad Foral, se tendrá en cuenta el artículo 23, b) de la Ley Foral 10/1990, de Salud, modificada por la Ley Foral 6/2010, de 6 de abril (LNA 2010, 129), de modificación de diversas leyes forales para su adaptación a la Directiva 2006/123/CE (LCEur 2006, 3520), relativa a los servicios en el mercado interior, que incluye entre las intervenciones públicas en relación con la salud pública la determinación de las condiciones de notificación o, en su caso, autorización sanitaria de funcionamiento de los establecimientos del sector alimentario ubicados en la Comunidad Foral de Navarra.

–Las correspondientes reglamentaciones de la Comunidad Foral de Navarra en materia de registro de operadores y seguridad alimentaria que sean de aplicación.

Por otra parte, la elaboración de guías de prácticas correctas de higiene está regulada en los reglamentos del paquete de higiene alimentaria y, conforme a los criterios y procedimientos, han sido elaboradas guías de prácticas correctas de higiene, tanto nacionales como de ámbito comunitario, que abarcan prácticamente todos los sectores en los que se puede desarrollar la actividad de la venta directa en la Comunidad Foral de Navarra. Por ello, salvo casos excepcionales, para la utilización de estas guías conviene remitir a los operadores a los documentos de ámbito nacional o comunitario ya aprobados.

En el ámbito específico de la artesanía agroalimentaria, mediante Decreto Foral 103/1994, de 23 de mayo ( LNA 1994, 156 ) , se regula en Navarra la artesanía agroalimentaria. Se ampara la producción de empresas artesanas previamente inscritas en los registros correspondientes habiendo demostrado ampliamente su eficacia, por lo que se considera conveniente mantener su regulación actual sin perjuicio del cumplimiento de los requisitos que conforme a esta ley foral les sea de aplicación.

A los fines específicos de aplicación de esta ley foral, cobran igualmente especial relevancia la Directiva 2006/123/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre, relativa a los servicios en el mercado interior, y la Ley 17/2009, de 23 de noviembre ( RCL 2009, 2256 ) , sobre el libre acceso a las actividades de servicio y su ejercicio, mediante la que se traspone aquella al ordenamiento jurídico español, dado que establecen un principio general según el cual el acceso a una actividad de servicios y su ejercicio no estarán sujetos a un régimen de autorización salvo que ésta venga justificada por una razón imperiosa de interés general, sea proporcionada a la finalidad que se persigue y no imponga el cumplimiento de requisitos discriminatorios.

A estos efectos, en Navarra, se publicó la Ley Foral 15/2009, de 9 de diciembre ( LNA 2009, 374 ) , de medidas de simplificación administrativa para la puesta en marcha de actividades empresariales o profesionales, cuyo capítulo IV, artículos 11 y 12, prevé instrumentos como la declaración responsable y la comunicación previa para la puesta en marcha de las actividades empresariales o profesionales.

Ambas figuras han sido tenidas en cuenta en el presente decreto foral así como la simplificación administrativa necesaria para dar cumplimiento a la obligación derivada de la aplicación de la Ley Foral 8/2010 de establecer un censo de productores-elaboradores que coexiste con los Registros Sanitarios de Alimentos y el Registro de Industrias Agroalimentarias sin que esta pluralidad de registros implique una carga adicional para los operadores de empresas de venta directa.

De conformidad con lo expuesto, a propuesta del Consejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, de acuerdo con el Consejo de Navarra y de conformidad con la decisión adoptada por el Gobierno de Navarra en sesión celebrada el día doce de noviembre de dos mil catorce, decreto:


Artículo 1. Objeto

Este decreto foral tiene por objeto desarrollar la Ley Foral 8/2010, de 20 de abril ( LNA 2010, 146 ) , por la que se regula en Navarra la venta directa de productos ligados a la explotación agraria y ganadera, en las materias de:

a) Censo.

b) Contenido de declaración de actividades.

c) Guías de prácticas correctas de higiene.

d) Fomento de la actividad de venta directa.


Artículo 2. Definiciones

Sin perjuicio de las definiciones contempladas en la Ley Foral 8/2010 ( LNA 2010, 146 ) , y al objeto de facilitar la aplicación de la misma, serán de aplicación las definiciones establecidas en los reglamentos comunitarios y normativa nacional sobre legislación alimentaria y específicamente las contenidas en los siguientes reglamentos:

– Reglamento (CE) número 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002 ( LCEur 2002, 153 ) , por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria.

Específicamente, se entenderá por producción primaria, transformación, comercialización de productos agroalimentarios y trazabilidad lo dispuesto en el artículo 3.

– Reglamento (CE) número 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004 ( LCEur 2004, 2670 y LCEur 2007, 1353) , relativo a la higiene de los productos alimenticios.

– Reglamento (CE) número 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004 ( LCEur 2004, 2671 y LCEur 2007, 1354) , por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal.

– Reglamento (UE) número 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011 ( LCEur 2011, 1900 ) , sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.


Artículo 3. Ámbito de aplicación

1. Lo dispuesto en este decreto foral será de aplicación, en el ámbito de la Comunidad Foral de Navarra, a los agricultores y ganaderos registrados en el Registro de Explotaciones Agrarias y Ganaderas de Navarra (REAN) que comercialicen por el sistema de venta directa los productos agrarios de su propia explotación, bien sean productos de producción primaria o los derivados de procesos de elaboración o transformación a partir de materias primas principales obtenidas únicamente en sus explotaciones.

2. Así mismo, será de aplicación a las empresas artesanas agroalimentarias ligadas a la explotación agraria que comercialicen productos agrarios y alimentos mediante venta directa cuya materia prima provenga de su propia explotación inscritas en el REAN.

3. Conforme a lo establecido en el artículo 14.2 de la Ley Foral 8/2010 ( LNA 2010, 146 ) , en cuanto a productos manipulados, elaborados o transformados, el ámbito de aplicación será el referido a las actividades siguientes:

a) Elaboración de zumos, mermeladas y conservas de frutas y hortalizas.

b) Elaboración de sidra, vino, licores y aguardientes.

c) Elaboración de productos cárnicos.

d) Elaboración de productos lácteos.

e) Manipulación y elaboración de miel y productos derivados.

f) Manipulación de especies vegetales para infusión de uso en alimentación y como agentes aromáticos de uso en alimentación.

g) Elaboración de aceite de oliva virgen extra.

h) Huevos frescos seleccionados, clasificados y/o embalados.


Artículo 4. Producción ligada a la explotación agraria y ganadera

Conforme al artículo 4 de la Ley Foral 8/2010 ( LNA 2010, 146 ) , tanto la actividad de manipulación y transformación de productos agrarios y ganaderos como la de venta directa se considerarán actividades ligadas a la explotación y, por tanto, como tales serán tenidas en cuenta en los criterios de elegibilidad establecidos en las normativas reguladoras de ayudas que contemplen apoyos al fomento de la venta directa y de las cadenas cortas de comercialización.


Artículo 5. Modalidades de venta directa y obligaciones

1. Las modalidades de venta directa contempladas en el artículo 9 y los requisitos de los distintos tipos de operadores previstos en el artículo 10 de la Ley Foral 8/2010 ( LNA 2010, 146 ) se adaptarán, conforme a la reglamentación comunitaria y nacional vigente, a las posibilidades de comercialización que para los diferentes productos alimenticios se deriven de las actividades inscritas por el operador en el Registro Sanitario de Empresas y Establecimientos Alimentarios.

2. Los operadores que comercialicen sus productos en venta directa estarán sujetos a la normativa aplicable que regule las obligaciones de facturación.


Artículo 6. Censo de operadores agroalimentarios de venta directa de Navarra

1. Se crea el censo de operadores agroalimentarios de venta directa en Navarra que tendrá por objeto mantener una relación de explotaciones agrarias y empresas de manipulación, elaboración y transformación que eligen la práctica de esta opción comercial. La información de este censo será pública y se actualizará en la web del Gobierno de Navarra para facilitar a los consumidores y productores la comercialización directa de los productos. La relación de operadores censados se pondrá a disposición del Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra.

2. Figurarán en este censo:

a) Las explotaciones agrarias inscritas en el Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra que opten por comercializar sus productos en la modalidad de venta directa, cumplan los requisitos de este decreto foral y los establecidos por la normativa sanitaria y voluntariamente soliciten su inscripción.

b) Las empresas artesanas agroalimentarias inscritas en el Registro de Empresas Artesanales Agroalimentarias de Navarra, radicadas en la Comunidad Foral de Navarra y en las que la totalidad de los productos transformados y comercializados procedan de su propia explotación agraria.

3. Este censo se adscribirá a la Dirección General de Desarrollo Rural del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

4. Se gestionará como base de datos informatizada por lo que el carácter de la información obrante y su tratamiento se ajustarán a los requisitos de confidencialidad y a los procedimientos aplicables a dichos Registros. En todo caso, la protección de los datos personales vinculados al citado censo se regirá de conformidad con lo dispuesto por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre ( RCL 1999, 3058 ) , de protección de datos de carácter personal, y el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre ( RCL 2008, 150 ) , por el que se aprueba el reglamento que desarrolla la misma.

5. El censo incluirá los datos correspondientes a la declaración de la actividad de cada explotación. Dicha declaración de actividad se ajustará a lo previsto en el artículo 8 del presente decreto foral.


Artículo 7. Procedimiento de gestión del censo

1. La iniciación del procedimiento de incorporación de operadores en el censo tendrá lugar mediante la presentación de la «solicitud de inscripción y la declaración responsable» en la que se harán constar al menos los datos referenciales del titular, de la explotación y del establecimiento, el motivo de la solicitud, la información sobre la actividad prevista en el artículo 8 y la declaración de responsabilidad de cumplimiento de requisitos establecidos en este decreto foral.

2. La presentación conforme al punto anterior será condición única y suficiente para que se tramite la inclusión en el censo y se adquieran los derechos que para esta modalidad de comercialización queden establecidos, sin perjuicio de la inscripción previa en los registros que proceda (Registro Sanitario de Empresas y Establecimientos Alimentarios, Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra o Registro de Empresas Artesanales Agroalimentarias) y de los controles oficiales que posteriormente puedan llevarse a cabo, así como de cuantas autorizaciones complementarias pudieran ser necesarias para el desarrollo de su actividad.

3. La presentación de la documentación podrá realizarse en el Registro del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, en las Oficinas Agrarias, en los demás Registros del Gobierno de Navarra o en cualquiera de los lugares contemplados en el artículo 38.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre ( RCL 1992, 2512, 2775 y RCL 1993, 246) , de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. También se podrá presentar por medios telemáticos a través del portal de Internet del Gobierno de Navarra.

4. Desde la Dirección General de Desarrollo Rural se comunicará al operador el identificador de inscripción asignado en el censo y las actividades alimentarias contempladas bajo esta modalidad de comercialización.

5. El operador que figure inscrito en el censo deberá poner en conocimiento de la Dirección General de Desarrollo Rural los cambios de titularidad, domicilio, modificaciones o cese de actividad en el plazo de un mes desde que se produzcan. Esta notificación no exime de los requisitos de comunicación que se establezcan, en su caso, para cada tipo de establecimiento en el Registro Sanitario de Empresas y Establecimientos Alimentarios y en el Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra, ni exime de disponer de otras autorizaciones exigidas por la legislación vigente en el ámbito de la salud pública, sanidad animal, así como de la actividad agroindustrial, industrial, medioambiental y urbanística.

6. La inscripción en el censo como operador de venta directa tendrá una vigencia ilimitada.

7. La Administración podrá requerir al operador alimentario la documentación que acredite el cumplimiento de los requisitos establecidos en la normativa vigente durante la vigencia de su actividad y cuanta información adicional estime necesaria para su inclusión en el censo.

8. Se cancelarán inscripciones en el censo en los siguientes casos:

–Por deseo expreso del operador y que así figure en la correspondiente notificación de cese de actividad.

–Incumplimiento de los requisitos exigidos para su inscripción en el Registro Sanitario de Empresas y Establecimientos Alimentarios y en el Registro de Explotaciones Agrarias de Navarra, cuando dichas inscripciones fueran obligatorias.

–Incumplimiento de la normativa vigente relativa a los requisitos legales de gestión y las buenas condiciones agrarias y medioambientales que deberán cumplir los agricultores que reciban ayudas directas de la Política Agraria Común.


Artículo 8. Declaración de actividad

1. Conforme al artículo 10 de la Ley Foral 8/2010 ( LNA 2010, 146 ) , las explotaciones que operen en régimen de venta directa deberán realizar una declaración de actividad.

2. La declaración de actividad recogerá:

a) La relación de productos catalogados como de producción primaria objeto de venta directa en su explotación. Esta relación deberá llegar a especificar, como mínimo, el producto a nivel de especie, siendo facultativo el detalle de subespecie, variedad, raza o tipo de producto como fracción de la unidad o forma de presentación.

b) Relación de vehículos o sistema de transporte de los productos que van a ser comercializados en venta directa.

c) Ubicación de las instalaciones de preparación y/o disposición para la venta o entrega de producto a los consumidores.

d) Equipos e instalaciones de almacenamiento frigorífico o para conservación en condiciones de congelación.

e) Equipamiento e instalaciones para limpieza, clasificación, exposición y venta de productos ofrecidos en venta directa.

f) Procedimiento de ejercicio de la actividad de venta directa: en la propia explotación, a domicilio, mercados locales, mercados de productores, ferias, Internet y cualquier otro que permita el ejercicio de la citada actividad.

g) Ámbito de actuación como operador de venta directa: municipio, municipios colindantes, Comunidad Foral, comunidades autónomas colindantes, Estado español, Unión Europea, o países terceros.

h) Indicaciones de interés que el operador considere oportuno poner en conocimiento de la unidad de gestión del censo como marcas propias, pertenencia a figuras de calidad u otras.


Artículo 9. Fomento de la venta directa

El Gobierno de Navarra en el marco de sus programas de ayudas y fomento de la actividad agrícola, ganadera y agroalimentaria y de las disponibilidades presupuestarias, incluirá acciones destinadas al fomento de la actividad de venta directa, a potenciar los circuitos cortos y directos de comercialización y la aceptación de esta modalidad de comercialización por el consumidor.


Disposición Adicional única. Guías de prácticas correctas de higiene

Sin perjuicio del cumplimiento de las obligaciones de los operadores de empresas agroalimentarias en cuanto a la creación, aplicación, y mantenimiento de procedimientos permanentes basados en un sistema de control de riesgos «APPCC», y otros requisitos generales y específicos exigidos en el artículo 4.º del Reglamento (CE) 852/2004 ( LCEur 2004, 2670 y LCEur 2007, 1353) , los operadores inscritos en el censo de venta directa utilizarán las guías de prácticas correctas de higiene nacionales o comunitarias, que cumplan los requisitos establecidos en el citado reglamento.


Disposición Final primera. Facultades de desarrollo

Se faculta al Consejero del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y aplicación del presente decreto foral.


Disposición Final segunda. Entrada en vigor

Este decreto foral entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de Navarra.

Compartir por email
Imprimir
 
 
 
 
Ebooks desde 3
Tarifa Plana
Publicaciones Compliance Norma UNE
Aranzadi Fusion empresa
 
Webinar precios de transferencia