Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Legislación
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 



RESOLUCIÓN DE 30 DE JUNIO DE 1999, POR LA QUE SE DISPONE LA PUBLICACIÓN DEL REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO DEL TRIBUNAL LABORAL DE CATALUÑA (DOGC DE 15 DE SEPTIEMBRE)


 
Documentos relacionados

Visto el texto del Reglamento de funcionamiento del Tribunal Laboral de Cataluña, suscrito por la parte empresarial por los representantes de la empresa y por los representantes de sus trabajadores el 18 de mayo de 1999, y de conformidad con lo que establecen los artículos 90.2 y 90.3 de la Ley 8/1980, de 10 de marzo, del Estatuto de los Trabajadores, y los artículos 11.2 y 37.4 de la Ley Orgánica 4/1979, de 18 de diciembre, del Estatuto de Autonomía de Cataluña, y otras normas de aplicación resuelvo:

Primero.-Disponer la inscripción del Reglamento de funcionamiento del Tribunal Laboral de Cataluña en el Registro de Convenios de esta Dirección General.

Segundo.-Disponer que dicho texto se publique en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña.

Notifíquese esta resolución a la Comisión negociadora del Convenio.

TRANSCRIPCIÓN LITERAL DEL TEXTO FIRMADO POR LAS PARTES


REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO DEL TRIBUNAL LABORAL DE CATALUÑA


CAPÍTULO I

Disposiciones generales


Artículo 1.  Naturaleza y objeto.-El Tribunal Laboral de Conciliación, Mediación y Arbitraje de Cataluña, se constituye a tenor del artículo 83.3 del Estatuto de los Trabajadores, en virtud del Acuerdo Interprofesional de Cataluña suscrito por Fomento del Trabajo Nacional y los sindicatos Unión General de Trabajadores de Cataluña y Comisión Obrera Nacional de Cataluña, el día 7 de noviembre de 1990 y publicado en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña de 23 de enero de 1991, con el objeto de establecer un sistema extrajudicial y extraadministrativo de solución de la conflictividad laboral.

El mencionado Tribunal, además de la funciones de intervención en los conflictos de intereses que le sean propios, actúa como órgano de conciliación y mediación a los efectos de los artículos 63 y 154 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, conforme a las previsiones y límites contenidos en el presente acuerdo.


Artículo 2.  Ámbitos territorial y personal.-1.  Las disposiciones contenidas en este acuerdo serán de aplicación en la totalidad del territorio de Cataluña.

2.  Estarán afectados por las mismas, las empresas y trabajadores cuyas relaciones de trabajo se desarrollen en centros de trabajo ubicados en el ámbito territorial mencionado.


Artículo 3.  Vigencia y denuncia.-El presente acuerdo de funcionamiento del Tribunal Laboral de Cataluña tendrá una vigencia indefinida.

No obstante, cualquier organización firmante del acuerdo podrá denunciarlo comunicándolo a las restantes.


Artículo 4.  Idioma.-El idioma del Tribunal Laboral de Cataluña es el catalán si bien en los actos de conciliación, mediación, arbitrajes y demás actuaciones, se utilizarán indistintamente el catalán o el castellano en función de lo que determinen los intervinientes en el proceso.


Artículo 5.  Días hábiles y vacaciones.-Se consideran días hábiles de lunes a viernes no festivos. El mes de agosto será inhábil a todos los efectos.


CAPÍTULO II

El Tribunal Laboral: estructura y funcionamiento


Artículo 6.  Cometidos y funciones del Tribunal.-Será cometido esencial del Tribunal Laboral promover, facilitar y proporcionar los sistemas, mecanismos y prácticas de solución voluntaria de los conflictos laborales, individuales o colectivos, tanto los de aplicación e interpretación de norma como los de interés, en cualquiera de sus modalidades.

Respecto a los conflictos individuales, las funciones del Tribunal serán las dimanantes de la disposición adicional primera del presente acuerdo.

El Tribunal Laboral tendrá asignadas las siguientes funciones:

a)  Conciliación y mediación en los conflictos laborales que le sean sometidos a través del procedimiento que se determina en el artículo 14 de este acuerdo.

b)  Mediación en la negociación de Convenios colectivos cuyas deliberaciones hayan quedado paralizadas, por discrepancias evidentes e imposibilidad de acuerdo, en los casos en que la Comisión negociadora así lo solicite.

c)  Mediación respecto a las discrepancias surgidas durante la fase de los preceptivos períodos de consulta o de notificación previa al afectado, en su caso, previstos en los artículos 40, 41, 47, 51 y 52.c) del texto refundido del Estatuto de los Trabajadores.

d)  Mediación al objeto de fijar los servicios de mantenimiento con ocasión de convocatoria de huelga.

e)  Arbitraje, de acuerdo con lo establecido en los artículos 15 y siguientes del propio Reglamento.

Los mencionados procedimientos se regirán por los principios de gratuidad, igualdad, imparcialidad, independencia, oralidad, audiencia y contradicción.


Artículo 7.  Composición del Tribunal.-El Tribunal Laboral de Cataluña tendrá composición paritaria a efecto de las representaciones de los trabajadores y empresas, adoptando todos los acuerdos por unanimidad de sus miembros.

El Tribunal Laboral de Conciliación, Mediación y Arbitraje de Cataluña, a efectos de organización y operatividad, encauzará sus actuaciones a través de las Delegaciones Territoriales y sectoriales que se creen.

Cada Delegación Territorial o sectorial se compondrá de un número de miembros no inferior a dos ni superior a seis, de los cuales, la mitad serán designados por las organizaciones sindicales firmantes del presente acuerdo, Comisión Obrera Nacional de Cataluña y Unión General de Trabajadores de Cataluña, y la otra mitad por Fomento del Trabajo Nacional.

La designación de los componentes de las respectivas Delegaciones del Tribunal Laboral, en la proporción antedicha, se efectuará, por cada organización, de entre la lista de mediadores que, a tal respecto, confeccione cada una de ellas.

Las listas respectivas de mediadores podrán ser ampliadas, reducidas o modificadas, en cualquier momento, por decisión de la organización correspondiente.


Artículo 8.  De los mediadores.-Se considerará incompatible la participación de mediadores en actos de conciliación en los que se debatan cuestiones relativas a las relaciones laborales de una empresa determinada con su vinculación directa o indirecta a aquélla de alguno de los mediadores (pertenencia a la plantilla de la empresa; asesor de la dirección; asesores de cualquiera de las partes en el Convenio de la empresa).

Respecto a los conflictos que afecten a un sector de actividad, se estima que la incompatibilidad mencionada afectará a los asesores respectivos de ambas representaciones en el Convenio correspondiente, siempre que el expediente de conflicto se haya instrumentado con motivo de la interpretación o aplicación del mismo.


Artículo 9.  Del presidente del Tribunal.-La presidencia de cada Delegación del Tribunal Laboral, será ostentada por uno de sus miembros, de acuerdo con la designación que por acuerdo unánime de sus componentes se realice en cada procedimiento de conciliación y mediación.

Serán funciones del presidente:

Dar la orden para las convocatorias.

Mantener el orden en las reuniones.

Conceder el uso de la palabra a quien lo solicite.

Dirigir el debate y proponer la correspondiente deliberación, cuando proceda, constatando la unanimidad de los acuerdos que se adopten.

Ratificar la autentificación de documentos.


Artículo 10.  Del secretario del Tribunal.-La función de secretario será ejercida, en cada Delegación del Tribunal, por persona ajena a las respectivas Delegaciones y que posea reconocida formación y experiencia en el ámbito jurídico-laboral.

Serán funciones del secretario:

Convocar, por orden del presidente, a los miembros de las Delegaciones y a cada una de las partes que se sometan a los procedimientos previstos en el presente Reglamento.

Levantar acta de las reuniones en las que constarán necesariamente los acuerdos adoptados.

Hacer certificaciones de las actas, con el visto bueno del Presidente, a petición de cualquiera de las partes.

Otorgamiento de representaciones, a una o varias personas de cualquiera de las partes, mediante comparecencia escrita o documento debidamente firmado y presentado ante el mismo, que dará fe de la representación solicitada.

El secretario asistirá a las deliberaciones del Tribunal sin derecho a voto.


Artículo 11.  Cuerpo de árbitros laborales.-El Tribunal Laboral de Cataluña está integrado, asimismo, por el cuerpo de árbitros laborales compuesto por personas de probada y reconocida experiencia en el campo de las relaciones de trabajo, designados, unánimemente, por las partes firmantes del presente acuerdo.


Artículo 12.  Vista de los expedientes.-Cuantas personas, físicas o jurídicas, acrediten tener interés directo y legítimo en el asunto, podrán solicitar, por escrito motivado, vista de un expediente ya finalizado.


Artículo 13.  Presidencia de Convenios colectivos.-El Tribunal Laboral de Cataluña pondrá a disposición de las Comisiones deliberadoras de Convenios colectivos, el cuerpo de árbitros y mediadores del propio Tribunal, al objeto de que cualquiera de sus componentes, previamente elegido por ambas representaciones, pueda ejercer las funciones de Presidente de las negociaciones correspondientes.


CAPÍTULO III

Conciliación y mediación


Artículo 14.  Del procedimiento de conciliación y mediación.-1.  Los conflictos laborales, tanto colectivos como individuales, bien sean de interés o jurídicos, con las excepciones establecidas en la disposición adicional primera de este acuerdo, podrán ser sometidos al Tribunal Laboral a efectos de intento de solución de los mismos por la vía de la conciliación y mediación.

Para ello será requisito imprescindible la libre y expresa voluntad de sometimiento de trabajadores y empresarios, en cada caso. Dicho consentimiento se entenderá otorgado cuando, tras la solicitud inicial de una de las partes, comparece la otra ante la citación del Tribunal Laboral y accede a la celebración del trámite de conciliación y mediación.

El sometimiento previo y voluntario de trabajadores y empresarios afectados por un conflicto laboral a los procedimientos de conciliación y mediación previstos en el presente acuerdo, se considerará otorgado, sin necesidad de expreso sometimiento, cuando en el Convenio colectivo aplicable en Cataluña o acuerdo suficiente, se incluya una cláusula en la que las partes negociadoras, en representación de los trabajadores y empresarios incluidos en el ámbito personal de dicho Convenio, se sometan expresa y colectivamente a los procedimientos de conciliación y mediación regulados en el presente Reglamento.

Análogamente, el mismo procedimiento establecido en el párrafo anterior operará en los Convenios de ámbito estatal, si bien limitado a los trabajadores y empresas o centros de trabajo ubicados en la Comunidad Autónoma de Cataluña, cuando así se establezca, expresamente, en el propio Convenio o cuando las respectivas Comisiones paritarias de interpretación suscriban un acuerdo de sometimiento a los procedimientos de conciliación y mediación referidos.

A los efectos de lo determinado en el artículo 154 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, los trabajadores y empresas o centros de trabajo radicados en Cataluña afectados por Convenios de ámbito estatal, podrán someterse, voluntaria y expresamente, en cada caso, a los procedimientos de conciliación y mediación del Tribunal Laboral de Cataluña, aun cuando en el Convenio de aplicación se hubiere establecido cláusula de sometimiento tácito a otro órgano de solución extrajudicial de conflictos.

2.  La intervención del Tribunal Laboral se producirá mediante escrito introductorio.

3.  El referido escrito deberá contener:

a)  La voluntad expresa de trabajadores y empresarios de someterse a los trámites de conciliación y mediación o la mención específica del Convenio colectivo y cláusula aplicables.

b)  Nombre de la empresa, domicilio, actividad, número de trabajadores de su plantilla y Convenio colectivo o pacto de empresa, si lo hubiese, tratándose de conflictos individuales. Descripción del grupo o sector empresarial determinando, si hace referencia a un conflicto colectivo.

c)  Nombre del trabajador afectado, antigüedad, categoría profesional u remuneración salarial efectiva, en los conflictos individuales. Descripción del grupo de trabajadores y sus categorías profesionales, tratándose de conflictos colectivos.

d)  Exposición de los hechos que motivan el conflicto, con constancia de las diversas interpretaciones y opiniones de las partes.

e)  Firma de la parte o partes interesadas, según los casos, o sus representantes legales.

A efectos de facilitar dicho escrito, el Tribunal Laboral tendrá a disposición de los interesados modelos normalizados.

La falta de alguno de los requisitos mencionados no será impedimento para la citación de las partes al acto de conciliación, a excepción del caso en que el escrito resulte ininteligible o no se especifique suficientemente el objeto de la conciliación, subsanándose los defectos que se observen en la comparecencia posterior.

4.  Recibido el escrito introductorio, que será debidamente registrado, el Tribunal Laboral señalará fecha, hora y lugar para el trámite de conciliación y mediación, dentro de los cinco días hábiles siguientes al de la presentación, notificándolo a ambas partes, a efectos de su debida comparecencia.

El acto de conciliación previsto para una fecha determinada únicamente podrá ser aplazado por decisión de ambas partes.

5.  La asistencia al acto de conciliación, una vez cumplimentados los requisitos establecidos en los apartados anteriores, será obligatoria, debiendo comparecer las partes por sí mismas o por medio de representantes o apoderados, debidamente acreditados. Ambas partes podrán comparecer asistidas de asesores. La incomparecencia de una o ambas partes, no justificada debidamente, dará lugar a la formalización de la oportuna acta de conciliación realizada sin efecto o, en su caso, el archivo. No obstante, a petición de una o ambas partes que aleguen causa justificada, podrá volverse a realizar una segunda convocatoria dentro del mismo procedimiento.

6.  En el trámite de conciliación y mediación serán oídas ambas representaciones, concediendo el presidente la palabra, a las mismas, cuantas veces lo estime conveniente. En el transcurso del acto, el Tribunal, podrá ofrecer las propuestas y soluciones que considere oportunas.

En caso de ser necesario, los mediadores podrán acordar, en el marco del procedimiento, la reunión conjunta de todos ellos con la representación de una o ambas partes.

Se materializarán en acta las propuestas mediadoras ofertadas por la correspondiente Delegación del Tribunal, siempre que las partes así lo soliciten y también cuando los miembros del Tribunal acuerden por unanimidad tal circunstancia.

7.  A petición de ambas representaciones o por iniciativa de la Delegación del Tribunal Laboral que interviene en el procedimiento, el acto de conciliación podrá aplazarse cuantas veces se precise, fijándose, en tal caso, la fecha o fechas que procedan.

8.  En el trámite de conciliación y mediación se levantará acta por el secretario del Tribunal en la que se harán constar los nombres y condiciones personales de los asistentes, representación en la que actúan, exposición de los hechos origen del conflicto, postura de cada una de las partes y acuerdos que se adopten o, en su caso, la desavenencia constatada.

Bajo el principio de libertad de manifestación, en la redacción del acta correspondiente se harán constar las manifestaciones que cada parte libremente crea conveniente introducir. Las expresiones de la voluntad de cada representación, constatables en acta, no podrán dar lugar a ulteriores contestaciones. Cuando el acta finalice sin avenencia entre las partes, el Tribunal si lo considera necesario resumirá las peticiones o reclamaciones de los instantes del conflicto, y la postura justificativa de la representación de la otra parte, en forma clara y concisa.

9.  Como norma general y con el fin de procurar agotar las posibilidades de acuerdo, se realizará la firma de las actas en acto conjunto, al objeto de posibilitar un último intento de conciliación.

A tal fin, los mediadores que actúen en el correspondiente acto de conciliación, y concretamente quien ejerza la presidencia, en el acto de firma conjunta, cuando no haya sido posible el acercamiento entre las posturas de las partes, deberá poner de manifiesto los posicionamientos de las representaciones respectivas con la máxima objetividad y libertad posible, dando con posterioridad el turno a las partes para que puedan expresar su posición final, antes de la ruptura definitiva.

En caso de desacuerdo, la Delegación respectiva del Tribunal Laboral ofrecerá a las partes la posibilidad de someterse al trámite de arbitraje previsto en el artículo siguiente.

10.  El acuerdo adoptado entre las partes en trámite de conciliación y mediación en conflicto colectivo tendrá la misma eficacia que lo estipulado en Convenio colectivo y en caso de conflictos individuales los efectos del acuerdo serán los previstos en el capítulo primero, título V del Libro I del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral. En ambos casos, el pacto pondrá fin al conflicto, con obligación de cumplir lo establecido en el acuerdo conciliatorio y con las garantías ejecutorias previstas en el artículo 68 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral vigente.

11.  El Secretario de la Delegación del Tribunal Laboral librará sendas certificaciones del acta respectiva a cada una de las partes, a los efectos que procedan.

12.  Los acuerdos que se adopten en cualquier conflicto colectivo, deberán ser notificados a la autoridad laboral a efectos de registro y publicación, en su caso.

13.  En los supuestos de conflictos con convocatoria de huelga se remitirá acta del trámite de conciliación y mediación a la autoridad laboral que corresponda, para su conocimiento y efectos.


CAPÍTULO IV

Arbitraje


Artículo 15.  Disposiciones generales.-1.  Mediante el arbitraje los sujetos titulares del contrato de trabajo, los órganos de representación de los trabajadores de la empresa, los empresarios, los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales, en los términos de legitimación para postular previstos en la Ley Rituaria Laboral y el texto refundido del Estatuto de los Trabajadores, pueden someter a la decisión de uno o varios árbitros o del propio Tribunal, las cuestiones litigiosas surgidas o que pueden surgir en materia de su libre disposición, tanto en conflictos de intereses como jurídicos, bien sean de carácter colectivo o individual, con las excepciones contenidas en la disposición adicional primera del presente acuerdo, conforme a derecho o equidad, previo otorgamiento de sumisión expresa al arbitraje por suscripción del Convenio arbitral «ad hoc».

2.  El Convenio arbitral deberá expresar la voluntad inequívoca de las partes de someter la solución de todas las cuestiones litigiosas, de alguna de esas cuestiones o de cualquiera individualizada, a la decisión de uno o más árbitros, así como expresar la sumisión a la obligación de cumplir con tal decisión.

El Convenio arbitral deberá formalizarse por escrito. A estos efectos, el Tribunal Laboral tendrá a disposición de las partes los modelos normalizados correspondientes.

3.  El indicado Convenio arbitral obliga a las partes a estar y pasar por lo estipulado, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 16.11.

4.  El desarrollo del procedimiento arbitral se regirá por los principios esenciales de audiencia, contradicción e igualdad entre las partes. En virtud de ello, el árbitro o árbitros procurarán que el procedimiento que conduce a la solución arbitral esté precedido por el máximo conocimiento de las posiciones que en cada momento estén adoptando las partes y la voluntad de conciliar las diferencias.


Artículo 16.  Del procedimiento arbitral.-1.  Finalizando el trámite de conciliación y mediación, sin acuerdo entre las partes, el Tribunal Laboral ofrecerá a trabajadores y empresarios la posibilidad de someterse al procedimiento de arbitraje, facilitando, al efecto la lista de árbitros que conforman el cuerpo de árbitros laborales regulado en el artículo 11 de este acuerdo o posibilitando el arbitraje de la Delegación del Tribunal Laboral que haya intervenido en el procedimiento de conciliación y mediación.

En todo caso, el secretario del Tribunal hará constar, en el acta respectiva, el acuerdo expreso de las partes de someterse al procedimiento de arbitraje, en cuyo caso se suscribirá en ese mismo momento o con posterioridad el Convenio arbitral. El acuerdo de sometimiento al arbitraje del Tribunal Laboral se incluirá en el acta de conciliación que, a tales efectos, pone fin al conflicto. En ambos casos deberá figurar la condición del arbitraje solicitado, bien sea de derecho o equidad, y las peticiones y posiciones concretas y determinadas de cada una de las partes.

2.  La solicitud de arbitraje realizada por trabajadores y empresarios que no se hayan sometido previamente a los trámites de conciliación y mediación deberá reflejarse en escrito dirigido al Tribunal Laboral en el que deberán constar, además de la manifestación voluntaria y expresa de ambas partes de sometimiento de la resolución arbitral, los mismos requisitos formales establecidos en el artículo 14.3 de este acuerdo para el escrito introductorio en solicitud del trámite de conciliación y mediación, así como los requisitos establecidos «in fine» en el apartado anterior.

3.  La resolución arbitral será emitida por el árbitro o árbitros designados de común acuerdo por las partes de entre los que configuran el cuerpo de árbitros laborales o, en su caso, por los miembros del Tribunal Laboral que hayan conocido del conflicto en trámite de conciliación y mediación.

4.  El ejercicio de la función de arbitraje será incompatible y, por tanto, no podrá realizarse, si por razón de profesión o cargo, la persona designada hubiera conocido, en cualquier medida, del asunto o temas objeto de aquél. En este supuesto, el árbitro pondrá en conocimiento del Tribunal Laboral dicho hecho en el término más breve posible, con suspensión de los plazos que a continuación se detallan.

5.  En los casos de sometimiento al arbitraje del propio Tribunal Laboral que ha intervenido en el trámite de conciliación y mediación, el laudo arbitral, que deberá ser acordado por unanimidad, se emitirá en el plazo de tres días hábiles. Dicho plazo quedará interrumpido cuando el Tribunal Laboral solicite, con carácter previo cualquier dictamen pericial.

6.  En los supuestos de solicitud de arbitraje respecto al cuerpo de árbitros laborales, operará el siguiente procedimiento:

a)  El Tribunal Laboral facilitará a las partes, en el plazo de dos días hábiles siguientes a la presentación del escrito de sometimiento o de la firma del acta de conciliación en la que se contemple tal extremo, la lista de árbitros, con el fin de que aquéllas designen los que procedan, siempre en número impar, de acuerdo con el procedimiento previsto en el presente artículo, dentro del plazo de las veinticuatro horas siguientes. Tal designación podrá realizarse y constatarse en la propia acta de conciliación, si así lo acuerdan ambas representaciones.

b)  Si no se lograra acuerdo entre las partes en la designación de árbitros, el Tribunal Laboral solicitará de ambas representaciones la elección de una terna elegida de entre los componentes del cuerpo de árbitros, constituyéndose en árbitro el que se halle comprendido en ambas ternas.

En el caso de que las respectivas representaciones hubieren consensuado un número de árbitros superior a uno, el anterior procedimiento se repetirá para cada uno de los árbitros.

c)  Si las ternas respectivas se conforman con árbitros diferenciados sin que se produzca la identidad reflejada en el apartado anterior, cada una de las representaciones podrá proceder, a instancia del Tribunal Laboral, a tachar dos nombres de la terna de la representación contraria, añadiéndose a los dos nombres restantes un tercero, por el sistema de insaculación.

d)  De la terna final resultante, cada representación podrá tachar un nombre, constituyéndose en árbitro la persona que finalmente resta o, en su caso, las que resulten después de operar en la forma establecida para cada terna, cuando el número consensuado de árbitros sea superior a uno.

e)  En los tres días hábiles siguientes a la aceptación del árbitro o árbitros, éstos convocarán una reunión conjunta de las partes a la que podrán comparecer, por sí mismos o por medio de representantes debidamente acreditados, en su caso, acompañados de sus respectivos asesores.

Dicho trámite de audiencia no será preciso, necesariamente, cuando trabajadores y empresarios se hubieren sometido al arbitraje del propio Tribunal que intervino en el procedimiento conciliatorio.

f)  Del trámite de audiencia deberá extenderse la correspondiente acta, en forma sucinta, en la que conste la identificación del procedimiento, nombre de los asistentes, fecha de la celebración y finalización, con o sin acuerdo entre las partes, debiendo exponer, en el primer caso, el contenido de los acuerdos, y en el segundo, la sucinta manifestación de haberse cumplido el trámite de presentación de alegaciones por las respectivas representaciones, bien verbalmente, bien por escrito o de ambas formas, para garantizar el principio de contradicción.

Una vez cumplimentado dicho trámite e iniciado el plazo para dictar el laudo, no se admitirá la presentación de alegaciones por escrito de ninguna de las partes, a menos que, el árbitro o árbitros, atendiendo a las especiales circunstancias del caso, concedan un plazo para su presentación, en cuyo caso, se hará constar, en el acta respectiva, la fecha límite para presentar las alegaciones escritas, a partir de la cual empezará a contar el plazo de siete días para dictar el correspondiente laudo.

Dicha acta deberá ser firmada por todos los asistentes en la reunión conjunta.

g)  Oídas las exposiciones de ambas partes y analizada la documentación que obre en el expediente, así como los informes, peritajes y otras diligencias que, a iniciativa de los árbitros, se hubieran realizado, e intentadas sin efecto la aproximación de las posturas respectivas, el árbitro o árbitros dictarán laudo en el plazo máximo de siete días hábiles.

h)  En caso de que no se produjera unanimidad en el criterio de los árbitros, la resolución arbitral deberá ser emitida por mayoría simple.

i)  Las Delegaciones correspondientes del Tribunal Laboral librarán copias de las resoluciones arbitrales, a petición de cualquiera de las partes.

7.  En cualquier estado del procedimiento previo a la resolución arbitral, los árbitros designados al efecto podrán solicitar de ambas o alguna de las partes la aportación de documentación que pudiera ser de interés para la constatación de aspectos importantes del conflicto y que igualmente deberá ser entregada antes de que se proceda a dictar la correspondiente resolución.

Los árbitros podrán solicitar, asimismo, cualquier tipo de informe o peritaje, a los mismos efectos señalados anteriormente.

En estos casos, el plazo para dictar resolución arbitral quedará interrumpido hasta tanto no obren en poder de los árbitros las cuestiones solicitadas, si bien se procurará que las diligencias se cumplimenten en el plazo más breve posible.

8.  En los procedimientos arbitrales instados que tengan su origen en situaciones conflictivas creadas como consecuencia de divergencias en la aplicación de sistemas de organización técnica del trabajo, aplicación de cláusula de desvinculación salarial prevista en Convenio colectivo, por motivos económicos, así como en aquellos otros instados como consecuencia de la aplicación de las medidas contempladas en los artículos 40, 41, 47, 51 y 52.c) del texto refundido del Estatuto de los Trabajadores, fundamentadas en razones económicas, el árbitro o árbitros designados o, en su caso, la Delegación del Tribunal Laboral correspondiente, podrán estar asistidos por la Comisión técnica de organización del trabajo o por la de economía y finanzas, creadas en el seno del Tribunal Laboral de Cataluña y compuestas de expertos en la materia, previamente designados por las organizaciones firmantes del Acuerdo Interprofesional de Cataluña, que emitirán el correspondiente dictamen técnico cuando así se les solicite.

El informe emitido, en cada caso, por las citadas Comisiones, no tendrá carácter vinculante a efectos de la correspondiente resolución arbitral, teniendo la consideración de documento interno para uso exclusivo de los miembros de la Delegación o del árbitro o árbitros, y no formando parte, por tanto, del correspondiente expediente.

Se establece con carácter general el plazo de quince días para la emisión del informe correspondiente, por parte de las Comisiones técnicas de organización del trabajo o de economía y finanzas, si bien, el indicado plazo podrá ser ampliado por decisión de la Delegación del Tribunal o del árbitro o árbitros que hayan requerido el informe correspondiente, en razón a la complejidad y peculiaridades del caso.

La intervención de los técnicos que componen las mencionadas Comisiones se ajustarán a los parámetros lógicos que deben configurar un informe pericial, sin que sea factible, por tanto, la realización de estudios de medición que representen una utilización del citado servicio en términos superiores a los establecidos, es por esto, que únicamente podrán realizar su dictamen técnico dentro de los límites presupuestarios establecidos al respecto por el Patronato de la Fundación Tribunal Laboral de Cataluña.

9.  Como criterio general, desde la aceptación del arbitraje hasta la emisión de la decisión arbitral no deberán transcurrir más de veinte días hábiles.

10.  En todos los casos, el laudo tendrá carácter vinculante para las partes.

11.  El laudo únicamente podrá recurrirse ante los Tribunales competentes por cuestiones relacionadas con el procedimiento (falta de citación o audiencia); aspectos formales de la resolución arbitral (incongruencia) o vulneración de derechos fundamentales o del principio de norma mínima.

12.  En el plazo de siete días hábiles a contar desde la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá solicitar del árbitro o árbitros, la aclaración de alguno de los puntos de aquél, que tendrá que facilitarse en el plazo máximo de diez días hábiles.

El trámite de aclaración faculta a cualquiera de las partes a solicitar del árbitro o árbitros, única y exclusivamente, la adecuada matización o esclarecimiento de alguno de los puntos contenidos en el laudo, sin que, en ningún caso, tal facultad pueda ser utilizada para rebatir los posicionamientos reflejados en la resolución arbitral.

13.  En los laudos arbitrales deberá constar necesariamente lo que se expresa en los artículos 16.11 y 16.12 de este Reglamento.

14.  Se remitirá copia de todos los laudos dictados por este Tribunal a la autoridad laboral correspondiente para que proceda a su registro y, en su caso, publicación.


DISPOSICIONES ADICIONALES



Disposición adicional primera.-a)  La competencia plena del Tribunal Laboral de Cataluña como órgano de conciliación, mediación y arbitraje, abarca tanto los conflictos colectivos y plurales como a aquellos otros que afecten a un trabajador individualizado, si bien, en relación con estos últimos y en tanto el Comité paritario de interpretación, aplicación y seguimiento del Acuerdo Interprofesional de Cataluña no determine lo contrario, no podrán instarse expedientes que versen sobre régimen disciplinario (despidos y sanciones); reclamaciones de cantidad y demandas de tutela del derecho de libertad sindical.

b)  Dadas las especiales características de los expedientes de resolución de contratos ejercitados en aplicación del artículo 52.c) del texto refundido de la Ley Estatuto de los Trabajadores (despidos objetivos), el Tribunal laboral de Cataluña se declara competente para conocer de dichos expedientes instados con objeto de intentar la solución de conflictos individuales.


Disposición adicional segunda.-En las actas de conciliación y mediación referidas a conflictos plurales en que el objeto sea una reclamación de cantidad y se llegue al acuerdo ante las partes, deberá expresarse necesariamente lo siguiente:

El presente Acuerdo tiene el valor de trámite preprocesal (intento de conciliación) previsto en el artículo 63 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, teniendo asimismo fuerza ejecutiva entre las partes intervinientes sin necesidad de ratificación ante el Juez o Tribunal, pudiendo llevarse a efecto por el trámite de ejecución de sentencias, en virtud de lo previsto en el artículo 68 de la citada Ley Rituaria.


Disposición adicional tercera.-La Comisión paritaria de interpretación, aplicación y seguimiento del Acuerdo Interprofesional de Cataluña, por acuerdo unánime de sus componentes, podrá modificar el contenido y ampliar las competencias previstas en el presente Reglamento, cuando así se estime conveniente.

Asimismo, son funciones de la mencionada Comisión, en relación con el Tribunal Laboral de Cataluña:

a)  La interpretación de cualquier cláusula del presente acuerdo.

b)  La constitución de las Delegaciones Territoriales y sectoriales que se crean convenientes en cada momento, así como su composición.

c)  El nombramiento y designación de Secretarios de las distintas Delegaciones.

d)  El nombramiento, a propuesta de parte, de miembros del cuerpo de árbitros de Cataluña.

e)  La ampliación o reducción de la lista de árbitros, manteniendo la condición de paridad.

f)  Formular una propuesta de acuerdo para regular los mecanismos de conciliación, mediación y arbitraje a nivel individual.

g)  Adecuar el presente Reglamento a cualquier novedad legal que pudiera surgir durante su vigencia, si se estima conveniente.

h)  Cualquier otra dimanante de la problemática de desarrollo, aplicación e interpretación de este Reglamento.

La Comisión tendrá su domicilio, a efectos de notificaciones, en la sede del Tribunal Laboral de Cataluña, Barcelona, 08010, Ronda de Sant Pere, 16, 3.ª planta.


Disposición adicional cuarta.-Se crea la Comisión delegada del Acuerdo Interprofesional de Cataluña en el Tribunal Laboral, que estará compuesta por cuatro miembros, dos de ellos designados por Fomento del Trabajo Nacional, uno por Comisiones Obreras y otro, por la Unión General de Trabajadores.

Las funciones y competencias de la Comisión delegada del Acuerdo Interprofesional de Cataluña serán las siguientes:

a)  Resolver las consultas, solicitudes y reclamaciones que de orden procedimental se tramiten ante el Tribunal Laboral de Cataluña.

b)  Velar por la legalidad del procedimiento y la legitimación de las respectivas representaciones.

c)  Decidir sobre la viabilidad del procedimiento en los casos en que se originen dudas objetivas al respecto.

d)  Asesorar a las Delegaciones respectivas del Tribunal, cuando así lo solicite, sobre aspectos legales o antecedentes jurisprudenciales aplicables a casos concretos.


Disposición adicional quinta.-Sin perjuicio de las funciones y cometidos asignados a las Comisiones paritarias por la legislación laboral vigente y, específicamente, por los propios Convenios colectivos, los conflictos que pudieran surgir de la interpretación de aquéllos, podrán ser instados directamente ante el Tribunal Laboral de Cataluña, en virtud de acuerdo válidamente adoptado por las propias Comisiones paritarias.

No obstante, lo anterior, las Comisiones paritarias de los Convenios colectivos deberán conocer en forma prioritaria y adoptar una decisión, obligatoriamente, en los supuestos siguientes:

a)  Aplicación de cláusula de desvinculación salarial.

b)  Determinación de funciones de las categorías o grupos profesionales regulados en el Convenio.


DISPOSICIÓN TRANSITORIA


El presente Reglamento será de aplicación inmediata a partir del día siguiente de su registro en el Departamento de Trabajo de la Generalidad de Cataluña.

Compartir por email
Imprimir
 
 
 
 
Descubre ofertas diarias
IV Congreso Nacional de Derecho de Sociedades
Crisis de Empresa: Aspectos Laborales y Mercantiles
Dossier productos tóxicos
 
Foros de formación